Claves de esta lectura: Protección ante incertidumbre evolutiva de la gripe esta temporada, campaña de vacunación y prevención, calendario de vacunación y convivencia con el tercer pinchazo COVID y el futuro: una vacuna común contra gripe y coronavirus.

La vacunación de la gripe de este 2021-2022 se ha iniciado ya en gran parte de España para reducir la incidencia de esta enfermedad. Los expertos esperan un mayor impacto de gripe esta temporada, con más casos e incluso más grave que el año pasado, donde la incidencia fue escasa debido a las medidas implementadas para combatir la COVID, y que se han mostrado tremendamente eficaces frente a este tipo de virus. Pero precisamente por eso, por el «éxito» alcanzado frente a la gripe el año pasado y atendiendo a la naturaleza de este virus, en permanente mutación y evaluación, es por lo que los expertos llaman a la precaución máxima ante un escenario incierto e inusual, no visto en las últimas décadas: ¿Cómo vendrá el virus esta temporada?

“El comportamiento de la gripe siempre es incierto. Los virus de la gripe que se han identificado hasta ahora son pocos y no permiten predecir si infectarán poco o mucho. Pero al no haber habido circulación de virus gripales en la temporada anterior, y por lo tanto tampoco inmunidad conferida por dicha circulación, cabe pensar que la población es más susceptible y la incidencia puede ser elevada”, explica Ángela Domínguez, coordinadora del Grupo de Trabajo sobre Vacunaciones de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE).

La clave es esa,  que la temporada pasada de gripe apenas circularon los virus de la gripe: “Este factor nos permitiría aventurar que la incidencia de la gripe puede ser importante porque la inmunidad de la población frente a la gripe debido a contactos previos con virus de la gripe en la temporada anterior es especialmente baja”, aseguran a varios medios desde la SEE. Pero afirman: “En cualquier caso, las vacunas antigripales constituyen la forma más eficaz de prevenir los riesgos que supone la gripe para la salud de la población”.

Este año nadie sabe con certeza qué va a pasar: puede haber una convivencia de los tres virus hasta la imposición de dos o uno solo de ellos.  “No hay ningún indicador que nos diga qué va a pasar. Los virus respiratorios han tenido un comportamiento errático durante la pandemia”.

Por ello, los expertos llaman a que la población se vacune contra la gripe. Y alertan que es seguro el aumento de la gripe y de otros virus respiratorios si se relaja el uso de la mascarilla. Temen que los brotes de gripe puedan ocurrir antes, durar más y afectar a más personas de lo que tiende a ser habitual.

A mediados de mayo de 2020 (la semana 20), la red centinela del Sistema de Vigilancia de la Gripe ya había registrado 2.579 casos de gripe desde el inicio de esa temporada (finales de septiembre de 2019); sin embargo, en la misma semana de 2021, a esas alturas de mayo solo se habían reportado 15 casos. “Este año estamos en una especie de tiniebla”

El panorama sanitario ha cambiado completamente de un año para otro. Muchos de los elementos que protegieron del coronavirus y la gripe el último invierno han desaparecido en gran medida de nuestras vidas. Por ello, los expertos llaman a que la población se vacune contra la gripe.

Reino Unido un ejemplo: La sanidad del Reino Unido, uno de los países más afectados por el coronavirus, ha notado estos días un aumento en el número de resfriados, que nada tienen que ver con la pandemia del COVID. En España, los expertos ya alertan de un aumento de la gripe y de otros virus respiratorios si se relaja el uso de la mascarilla.

Al no haber habido casi circulación del virus durante casi dos años nuestra inmunidad baja y podemos ser más fácilmente susceptibles. Es «biología pura y ahorro del cuerpo, que no puede mantener constantemente unos niveles de anticuerpos altísimos porque es muy costoso biológicamente». Pero agregan que hay que mirarlo desde un punto de vista poblacional, no individual, porque al final lo que disminuye es la inmunidad de grupo.

«Sabemos que muchos de estos virus, incluido el Covid-19, pero también la gripe, pueden ser transmitidos cuando estamos infectados, pero no tenemos síntomas. Por eso, es importante que continuemos con todas las medidas de precaución que hemos estado implementando últimamente», ha explicado Isabel Oliver, epidemióloga del Sistema Sanitario Británico. «Existe el Covid-19 y existe la gripe. Los dos juntos en una persona pueden ser bastante catastrófico y puede llegar a colapsar lo que es el sistema sanitario», ha querido añadir Julio Jesús Barrientos, sanitario en Oxford, Reino Unido.

La pista sobre cómo fue en el otro lado del Planeta donde ya han pasado el otoño/invierno no vale:

Los expertos suelen mirar a los países del cono sur, que tienen su invierno entre julio y agosto, para predecir cómo se comportará el virus de la gripe en el invierno del hemisferio norte. Pero este año es diferente: para empezar, porque el mayor o menor nivel de restricciones sociales y de presencia de la covid puede modular, como pasó el año pasado, la presencia de otros virus. No todos los países están en la misma situación.

Las comunidades autónomas han comenzado a ultimar los detalles de la campaña de vacunación contra la gripe, que comenzará a finales de este mes, octubre. Esta vez tendrá una nueva dificultad, compaginarlo con el tercer pinchazo de la vacuna Covid-19. Por ello, los expertos piden disposición a vacunarse en un año que no se prevé de los peores, pero que sí consideran que se registrarán más casos y muertes que el anterior.

«No sabemos qué variantes del virus de la gripe van a circular», por todo ello «cabe esperar un aumento muy importante, tanto de los casos de gripe, así como de otros virus respiratorios como los rinovirus o el virus respiratorio sincitial».

La vacuna de la gripe se formula tomando como base las muestras identificadas en la temporada precedente en todo el mundo, para ver hacia dónde se dirige el virus, «en el sentido genético y evolutivo», y al final se seleccionan las cepas más representativas, explican desde la Asociación Española de Vacunología. Este año se han identificado «muchísimas menos», debido a su baja circulación y puede ser que la evolución del virus «haya generado variantes que no son lo más parecidas exactamente» a las que han puesto en la vacuna, dice en un medio e comunicación profesional el responsable científico del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, Iván Sanz. Sin embargo, destaca que «se parezca más o menos» el virus de la vacuna al que circule, siempre se ha visto que esta aumenta los anticuerpos, por eso «vacuna que algo queda».

Sobre el uso de dos vacunas a la vez, Sanz ha dicho que no hay ningún problema en que ambas se administren a la vez: «No hace que el sistema inmunitario funcione peor, ni que vayamos a estar peor», pues los posibles efectos secundarios «no se duplican». Con el virus de la gripe y el de la COVID circulando juntos se puede temer al riesgo de cogerlos a la vez, pero se trata de una posibilidad «muy rara»,  y, si se tiene la vacuna para ambas, la coinfección sería aún más infrecuente. Además, ambos «se excluyen un poco entre sí» -precisa Sanz-, cuando la COVID infecta «parece que a la gripe le cuesta un poco más entrar», aunque si logra hacerlo, la coinfección es en general peor que si se pasan por separado.

«Hay que tener en cuenta que la vacuna contra el Covid-19 da una cobertura más amplia y la eficacia es de más del 80%. Sin embargo, la vacuna de la gripe tiene una protección de entre el 50 y el 60% y lo demás depende de la inmunidad colectiva de los que se infectan de forma leve»

En la temporada de gripe de 2019-2020, en España, el virus afectó a un total de 652.400 personas. De todas ellas, 1.800 tuvieron que pasar por las Unidades de Cuidados Intensivos y 3.900 murieron. En el año anterior, el número de fallecimientos por la gripe aumentaba a 6.300.

La vacunación en Asturias, 300.000 dosis el año pasado 

La campaña de vacunación contra la gripe comenzará en Asturias a partir del 25 de octubre. Se llamará telefónicamente a los pacientes para indicarles fecha y hora, y recibirán ambas vacunas. Las personas a partir de 65 años, independientemente de que tengan o no patologías, las personas de más de seis meses de edad con patologías crónicas, así como las embarazadas y puérperas, serán los primeros en vacunarse.

La incidencia de la gripe en Asturias fue mínima la pasada temporada. Las medidas de protección anti-covid, como la mascarilla y la higiene de manos, resultaron también eficaces ante el virus estacional.

El director general de Salud Pública, Rafael Cofiño, también se mostraba consciente ede la alta incidencia que podría tener en Asturias la gripe esta temporada que viene y en una entrevista en RPA:. «El objetivo de Salud Pública debe ser pensar siempre en el peor escenario y, aunque no es cuestión de ponerse catastrofista, las medidas y las actuaciones deben ser lógicamente proporcionales y adecuadas a la situación actual». Y añadió: «Tenemos que garantizar la máxima vacunación en la campaña de la gripe (la pasada campaña se inocularon más de 300.000 dosis) e incidir también en la máxima vacunación contra la COVID». Recordamos que la semana pasada (viernes, 15 de oct) Asturias ya había inoculado 12.000 terceras dosis contra la COVID, más de 160 en nuestra Residencia.

Algunos medios estiman que para unos 200.00o asturianos este año se hará coincidir la vacuna de la gripe con la tercera dosis del COVID y las previsiones pasan por empezar la campaña a finales de octubre y desarrollarla a lo largo de las primeras semanas de noviembre.

Para el futuro, una vacuna única:

Mientras tanto, hoy mismo, en el marco de los Premios Princesa de Asturias en Oviedo, Ugur Sahin y Özlem Tüerci, fundadores de BioNTech, creadores de la vacuna de Pfizer y premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, miran hacia el futuro con confianza en la investigación y no descartan que pueda terminar habiendo un pinchazo único para la COVID, la gripe y otros virus pulmonares: “Si, podría ser el caso” ha dicho en RNE el doctor Ugur Sahin. De momento, sí recomiendan la tercera dosis de su suero para la población general: “Puede ser de utilidad para todo el mundo, incluso para los más jóvenes. Los resultados de un ensayo demuestran que aumenta la protección y tiene una eficacia del 95%. Eso sí, nosotros solo podemos demostrar los datos y al final las autoridades son las que toman la decisión”. Confían en que va a seguir siendo útil para todas las variantes y lamentan las teorías negacionistas y antivacunas: “Nuestra tarea como científicos es informar en el idioma que ellos entienden. Estar disponibles para que haya debate y por eso estamos aquí” responde la doctora Özlem Tüerci.

Recomendaciones para evitar contraer catarros o gripe:

  • Imprescindible vacunación antigripal: la forma más efectiva de prevenir la enfermedad y sus complicaciones. Asimismo, se estima que la vacunación antigripal reduce en un 80% el número de hospitalizaciones por neumonía en personas mayores de 65 años y alrededor de un 22% la mortalidad en mayores de 75 años con enfermedades crónicas.
  • Ventilar de 5 a 10 minutos la casa en las horas de más calor.
  • Permanecer acompañado. El trastorno afectivo estacional debido a las pocas horas de luz hace que las personas mayores salgan menos de casa. Por ello, es importante que la persona mayor haga el esfuerzo de ir a Centros de Mayores, Centros Culturales y cafeterías; puesto que el aislamiento y el trastorno depresivo son unos de los mayores enemigos de las personas mayores.
  • Importancia de la vitamina C y D. En relación a la nutrición, lo mejor para combatir a las bacterias de los virus y evitar el mayor riesgo de caídas es ingerir sobre todo vitaminas del grupo C y la vitamina D, y un menú rico en legumbres y frutas, acompañado de carne y pescado. Y siempre, comer acompañado.

LAS 6 Ms SIEMPRE EN MENTE

Los síntomas de la gripe en mayores pueden incluir: fiebre dolor de cabeza, cansancio y fatiga agotamiento extremo dolor general, malestar en el pecho y tos dolor de garganta y congestión nasal. Aunque es más común en los niños, algunas veces los adultos sufren síntomas estomacales como nauseas, vómitos y diarreas. Las complicaciones de la gripe en ancianos deben ser controlado y pueden incluir: neumonía,  deshidratación y empeoramiento de enfermedades crónicas