En este artículo recogemos las Cartas de alimentación que componen nuestros menús, organizados según la temporada correspondiente. En este caso, las propuestas están adaptadas al Mesociclo de Verano desde  👉 (pdf) el 25 de julio al 28 de agosto de  2022 con productos y platos de temporada ajustados a este tiempo y a las necesidades nutricionales.

También contamos con las versiones texturizadas de estos platos para aquell@s residentes que lo necesitan.

Recordamos que todos los menús ofrecen cada día la variante texturizada para aquellos de nuestros residentes con problemas de deglución.

Sabrosos, nutritivos y equilibrados, diseñados por nuestro equipo médico y nutricionista y elaborados día a día con cariño por el equipo de cocina. Fotos, con ejemplos de menús y su texturizado.

Descarga las Cartas de menús en PDF a visión completa:

🆕 Menú Basal vigente desde el 25 de julio al 28 de agosto de 2022

Quinto Mesociclo 2022 Residencia de Felechosa del 20 de junio hasta el 24 de julio

Cuarto Mesociclo MENU BASAL 2022 del 15 de mayo al 19 de junio 

Tercer Mesociclo 2022 MENU BASAL 2022 del 11 de abril al 15 de mayo 2022

Segundo Mesociclo 2022 MENU BASAL de 7 de marzo al 10 de abril de 2022

Primer Mesociclo 2021 MENU BASAL Primavera21 1 a parte

Segundo y Tercer Mesociclo 2021 MENU BASAL Primavera 2ª parte 2021

Cuarto mesociclo 2021  MENU BASAL Primavera/Verano 2021

Quinto mesociclo 2021 MENU Basal del 5 de julio al 8 de agosto 2021

Sexto mesociclo 2021 MENU BASAL del 9 de agosto al 12 de septiembre de 2021

Séptimo mesociclo 2021 MENU BASAL del 13 de septiembre al 17 de octubre de 2021

Octavo mesociclo 2021 MENU BASAL del 18 de octubre al 21 de noviembre de 2021

Noveno mesociclo 2021 MENU BASAL del 22 de noviembre al 26 de diciembre de 2021

Décimo mesociclo e inicio 2022 MENU BASAL del 27 de diciembre al 30 de enero 2022

Primer Mesociclo 2022 MENU BASAL del 31 de enero al 6 de marzo de 2022

Segundo Mesociclo 2022 MENU BASAL de 7 de marzo al 10 de abril de 2022

26

Más info de actualidad sobre nuestro comedor:

https://youtu.be/bQFVJ5X8R_Q

El Servicio de restauración y comidas y su organización diaria y planificada en menús es uno de los ejes principales de la atención a sus usuari@s en las residencias de mayores como las nuestra. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que la nutrición en a

dultos mayores es junto como la actividad física y cultural y la interacción emocional uno de los elementos claves para conseguir una vida saludable. 

Pero el menú en una residencia de personas mayores debe tener en cuenta diversas consideraciones: La más importante es tener en cuenta que los cambios biológicos y las posibles enfermedades pueden afectar a la alimentación del residente. Por eso, teniendo en cuenta que una buena alimentación influye en un buen envejecimiento, es básico elaborar un menú  lo más adaptable posible a las necesidades de los residentes. Y para resolver esto,  contamos con un Servicio especializado en Nutrición, que, dentro de un equipo multidisciplinar integrado – de médicos a geros y enfermería-, nos permite responder con dietas varias y adaptadas, bajo ese objetivo común de elaborar un buen menú. Para ello, además de la propia legislación sobre los valores nutricionales esenciales fundamentales para las personas mayores, tenemos en cuenta lo siguiente:

  • Equilibrar los nutrientes en las distintas tomas de las comidas.
  • Incluir diariamente proteínas, sea mediante carne, pescado o huevo. Combinarlo con hortalizas crudas y cocidas; añadir dos piezas de fruta, cítricas y no cítricas, y un trozo de pan.
  • Cocinar con poca sal.
  • Aumentar el aporte de vitamina D y de Calcio, para alimentar bien a los huesos. con alimentos ricos en vitamina D y  Calcio.
  • Los azúcares refinados, a través de dulces, bollería industrial, deben de ser la excepción.
  • La ingesta de líquidos, especialmente agua, es también importante ante la necesidad de una perfecta hidratación. Beber a menudo y en pequeñas cantidades es vital.
Para la confección del menú diario, no solo el servicio de cocina, l@s cociner@s, son claves. Adaptarse a esas necesidades que van surgiendo requiere la implicación de los siguientes profesionales:
  • Medicina: El médico valora la interacción de fármacos, el nivel de nutrientes en las analíticas y quien procede a determinar si la persona precisa de alguna dieta concreta
  • Nutricionista: Es la persona que se encarga de la elaboración del menú para la mayoría de personas, teniendo en cuenta las necesidades de los ancianos en una residencia
  • Enfermería/ gerocultoras: Son las personas que llevan el control de peso, las que ven los efectos de la nutrición y también quien ayuda a las personas dependientes.

Lo que esta claro, es que en la residencia, la comida a elegir siempre será saludable y óptima para la persona mayor. Este modelo de atención centrada en la persona también se refleja en aportar menús que se adapten tanto a las necesidades vitales como a los gustos. No es tarea fácil. A poca gente le gusta la comida sin sal o baja en calorías. Adaptar este tipo de comidas para facilitar su ingesta es todo un reto.

En el menú de nuestra residencia de ancianos contemplamos la posibilidad de personas que sean celíacas., y también otras alergias. También la posible aparición de la disfagia, (alteración asociada a las molestias o problemas al tragar. La persona que padece esta enfermedad  tiene dificultades para formar en la boca el bolo alimenticio (la porción de alimento que se debe tragar) o para que el bolo se desplace desde la boca hasta el estómago) que obliga a hacer modificaciones en los menús. Aunque últimamente con la aparición de los alimentos texturizados facilita el mantener gustos y mejorar al presentación de los platos. Los menús especiales de los días festivos nos ayudan a orientar al anciano en la época del año, en la festividad, en el  ciclo de la vida anual.

El juego de sabores y gustos también nos ayuda a situarnos en la época del año, sobretodo al utilizar producto de temporada. Y cuando podemos, no lo dudamos y apostamos por proveer nuestra dispensa de productos de proximidad, los llamados km0.

Ha tardado, pero ha llegado la primera ola de calor extrema del verano al Norte del país. Y asistimos ya a las primera alertas por altas temperaturas, por lo que es necesario adoptar medidas para proteger a colectivos vulnerables, como personas mayores, pluripatológicas y con enfermedades crónicas.
Es especialmente importante evitar el golpe de calor entre las personas mayores. En este sentido, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) recuerda que las personas mayores de 65 años corren más riesgo de sufrir un golpe de calor, al presentar en un porcentaje importante alteraciones del centro termorregulador que producen una menor sensación de calor que no activa la necesidad de protegerse de altas temperaturas. Se produce una disminución de la percepción de sed lo que conlleva un alto riesgo de deshidratación, especialmente en los mayores que sufren una enfermedad neurodegenerativa, sobrepeso, enfermedades crónicas o tienen prescritos fármacos que favorecen dicha deshidratación.

Así, que tener especial precaución con aquellas personas que sufren problemas cognitivos, padecen enfermedades crónicas o con polifarmacia. También, en el caso de que aparezca deshidratación, si no se trata de forma adecuada, se puede llegar a una situación de shock en la que sucede un fallo multiorgánico (riñón, corazón, cerebro).

Los especialistas de la SEGG recuerdan que cuando la temperatura del cuerpo rebasa los 41 grados se produce un proceso conocido como hipertermia, que altera los mecanismos de regulación térmica de nuestro organismo y origina el cuadro conocido como golpe de calor. Se puede definir como una situación en la que el organismo humano no puede responder ante las altas temperaturas por lo que tiene graves repercusiones que, en los casos más severos, pueden provocar un fracaso orgánico irreversible.

Por ello es fundamental saber detectar los síntomas de la hipertermia como son: dolor de cabeza, la sensación de boca seca y pastosa, las náuseas y vómitos, la sensación de mareo, la presencia de escalofríos, la piel seca y enrojecida, los calambres musculares en brazos, piernas o vientre, la desorientación, la pérdida de conciencia, los cuadros confusionales y la ausencia de sudoración ante las altas temperaturas.

Conforme aumenta la edad, las personas son más susceptibles a tener un golpe de calor. Ahora bien, la edad no es la única consecuencia a considerar, ya que hay personas menores de 60-65 años que presentan enfermedades neurodegenerativas, psiquiátricas o enfermedades crónicas, que imprimen un riesgo mayor que el que presentan otras personas en torno a los 80-85 años con un buen estado basal de salud. “Es decir, que influyen otros factores añadidos como las enfermedades, especialmente las que afectan a la esfera psíquica y cognitiva, la diabetes, insuficiencias orgánicas avanzadas, las que enfermedades infecciosas que cursan con fiebre, las que cursan con pérdidas de líquidos y electrolitos (vómitos, diarrea, heridas exudativas etc.) y los medicamentos que deben tomar para el control de éstas, especialmente los diuréticos, laxantes, anticonvulsivantes y psicofármacos”, aclaran desde la SEGG.

¿Qué le suele preceder a ese golpe de calor? La SEGG afirma que estos cuadros no suelen ir precedidos de un ejercicio físico intenso o de un esfuerzo como normalmente ocurre en el caso de jóvenes o adultos; sino debido a una exposición a altas temperaturas durante mucho tiempo. “La persona empieza a tener cierto grado de somnolencia, dolor de cabeza, hipertermia, piel caliente y enrojecida, náuseas, desorientación temporoespacial, disminución de su nivel sensorial y del nivel de conciencia, confusión, convulsiones e incluso llegar al coma. Esto puede originarle a la persona mayor la muerte o bien producirle secuelas, si no se instaura un tratamiento inmediato”, advierten.

Perfil de riesgo frente al calor y a la deshidratación

Los expertos sostienen que hay que planificar intervenciones preventivas para evitar los efectos adversos del calor y la deshidratación. El patrón de más riesgo podría venir definido por: Mujer, de edad igual o mayor de 85 años, situación de soledad, discapacitada, inmovilizada o encamada, escasa ingesta líquida y consumo habitual de alcohol, con enfermedad mental, varias enfermedades asociadas y polimedicada. Asimismo, hay que tener en cuenta que el riesgo viene dado no sólo porque en un día se alcancen puntualmente altas temperaturas (superiores a 38,5ºC), sino que la acumulación de varios días con temperaturas entre 36,5ºC y 38,5ºC, acaba produciendo en el organismo fatiga acumulativa con consecuencias tan nefastas, como un sólo día de elevadísimas temperaturas.

Medidas de prevención generales:
• Un buen aporte de líquidos. La falta de sed es engañosa, por lo que se debe consumir frecuentemente agua, infusiones, zumos de frutas, aunque no se tenga la sensación de sed; y evitar el consumo de bebidas alcohólicas.
• Las comidas deben ser ligeras lo que permite digestiones ligeras.
• Evitar la exposición al sol con temperaturas elevadas, sobre todo en las horas de mayor intensidad (12-16 horas) y con una humedad relativa alta (mayor del 60 por ciento).
• No realizar ejercicio ni  actividad que aumenten el esfuerzo y la sudoración en momentos de calor.
• Mantener la casa fresca y ventilada.
• No permanecer en vehículos estacionados o cerrados.
• Evitar llevar ropa ajustada y elegir tejidos ligeros, como el algodón y de colores claros, preferentemente.
• Es recomendable, además, el uso de sombreros o gorras que protejan nuestra cabeza del sol.

En resumen, estas son las 10 claves:

Lo más importante para prevenir los golpes de calor y anticiparse a los efectos negativos de las altas temperaturas sobre las personas mayores:

1- Beber abundantemente, ocho vasos de agua al día (2 litros): El 80 por ciento debería ser agua y el 20 por ciento restante, si se quiere, a base de tisanas, café, leche, o por los propios alimentos.
2- Por cada grado que suba la temperatura ambiente o corporal por encima de los 38ºC, tomar un vaso de agua (200 cc) para contrarrestar los efectos de la sudoración.
3- Cambiar la dieta: llevando una más ligera, en cuanto a facilidad de digestión, pero con sus calorías necesarias para que cumpla los requerimientos energéticos. Debemos aumentar el consumo de alimentos ricos en líquidos, como las frutas (sandía, melón, fresa), tomar zumos,  yogures (80 por ciento agua), gazpachos, caldos, cremas frías, ensaladas, etc.
4- Ante situaciones de diarrea o vómitos: tomar medio litro de líquido más para contrarrestar la pérdida de líquidos y electrolitos y evitar la deshidratación.
5- Evitar consumo de alcohol porque es engañoso, ya que inhibe el centro termorregulador del organismo, alterando la respuesta al calor y favoreciendo la deshidratación.
6- Evitar bebidas gaseosas: favorecen la proliferación de gases en los ancianos y la dispepsia, una situación muy incómoda para ellos.
7- Evitar las aguas de mineralización alta: en personas con enfermedades cardiocirculatorias, ya que producen descompensaciones de procesos como la insuficiencia cardíaca, diabetes.
8- El agua debe estar fresca, pero no excesivamente fría, para evitar afonías, catarros, o traqueítis, por ejemplo, a una temperatura de unos 12-14ºC.
9- Se debe usar un vestido y calzado adecuado a la temporada que sea transpirable. Cubrirse y proteger la cabeza, con un sombrero, gorra, pamela o sombrilla. No salir en las horas centrales del día, que es cuando más calor hace y si es necesario, protegerse para que no incida el sol directamente sobre el cuerpo.
10- No se debe hacer ejercicio físico en las horas centrales de máximas temperaturas: por ello es aconsejable practicar actividad deportiva fuera de las horas centrales del día, a primera o a última hora del día, cuando ya han descendido las temperaturas.

Sobre hidratación, especial atención por ello:

Las personas mayores, debido a causas fisiológicas, hacen que su hidratación requiera una especial atención. Según el Observatorio de Hidratación y Salud, estos factores serían:

  • Deterioro en el mecanismo de la sed, tienen menos sensación de sed.
  • Disminución del agua total del organismo debido a la reducción de la masa muscular.
  • Enfermedades crónicas.
  • Modificaciones en el metabolismo del agua.
  • La toma de muchos fármacos, sobre todo diuréticos, anitihipertensivos y que actúen sobre el SNC (sistema nervioso central).

La Residencia de Mayores Spa de Felechosa, actividad social del Montepío de la Minería Asturiana, celebró el sábado, 21 de mayo de 2022  su décimo aniversario con una gran fiesta conmemorativa para toda su Comunidad de residentes (que incluye la Unidad de Discapacidad), familias y trabajador@s.

La Residencia de Felechosa llega a esta fecha con su mayor nivel de ocupación y un centenar de puestos de trabajo directos, siendo, por actividad diaria y servicio, uno de los motores socio-económicos de su comarca.

Recogemos algunas fotos y vídeos de la fiesta: Algunas de las actividades fueron retransmitidas en directo en nuestro canal de facebook. 

Galería de imágenes ☝ pincha para ampliar 🔍

x ᴀɴɪᴠᴇʀꜱᴀʀɪᴏ ᴅᴇ ʟᴀ ʀᴇꜱɪᴅᴇɴᴄɪᴀ ꜱᴘᴀ ꜰᴇʟᴇᴄʜᴏꜱᴀ-ᴍᴏɴᴛᴇᴘɪᴏ

PROGRAMACIÓN – Fiesta X Aniversario

¡¡Evento abierto a toda la comunidad de residente, familiares, visitantes y trabajadores/as!!

10.30 Acto inaugural en el SALÓN de ACTOS dela Residencia.

11.00 Charla magistral de Ramiro Alonso, psicoesteta repetirá para tod@s su charla magistral sobre “Motivación y Autocuidado”.

12.00 Plazoleta cafetería: Vermouth  y Puya L´Ramu ( “ Pan artesano del Jeyro y de Maruja la de Pelúgano”) con actuación del Grupo  de Baile Regional Les Ayalges d´Ayer.

13.00 Presencia Institucional Ayuntamiento de Aller y actuación Banda de Gaites El Gumial.

13.30 COMIDA ESPECIAL RESIDENTES: Sopa de marisco, Cordero Xaldu con patatinos y Panchón (Casa Milia).

(para familiares/visitantes estará abierto mientras el puesto de comida con empanadas, picoteo y también la barra del bar).

16.00 Entrega de Premios Colaboradores y Actuación de Cristina Fernández* con su acordeón

(*que realizará posteriormente una ronda musical especial por habitaciones dedicada a las personas encamadas que por su estado no pueden participar de las actividades principales)

17.00-19.00 Actuaciones musicales de Luis Miguel  “El Charro Moredense” y la gran Jessy Piñeiro en la Plazoleta de Cafetería  (Jardines, aire libre).

Desde las 12.00 hasta las 19.00 contaremos con la presencia de PUESTOS DE COMIDA-PRODUCTOS DE NUESTRA TIERRA (Pan de Aller, Olaya Miel y Casa Milia) y una barra de bar especial en exteriores.

En el edificio ocupacional de 11 a 13 y de 16 a 19 habrá servicio de LUDOTECA para niñ@s de trabajadores y residentes con una persona que realizará actividades para ell@s

Contenidos para la fiesta:

Recordamos otras fiestas de aniversarios

 

VII Aniversario de la Residencia de Felechosa

 

 

 

La recuperación tras sufrir un ictus requiere de una rehabilitación personalizada y adaptada a las necesidades de cada paciente. Es la mejor manera de la mayor funcionalidad y autonomía posible. En este sentido, la Residencias de Felechosa, a través de sus estancias temporales, ofrece servicios especializados, dirigidos por nuestros profesionales expertos -equipo multidisciplinar-, que valoran e intervienen cada caso, tratando las secuelas físicas, psíquicas y fisiológicas que hayan aparecido.

Por nuestra experiencia, equipo profesional y dotacional, e instalaciones, creemos poder dar el servicio más adecuado y avanzado a las personas y familias que sufren las secuelas de un Accidente Cardiovascular ACV. Nuestros profesionales han preparado este artículo para tratar de informar sobre las enfermedades cerebrovasculares.

No duden en ponerse en contacto con nosotros:

☎️ 985 48 75 11 / 684 662 087 / 628 541 487

? info@residenciaSPAfelechosa.com

El equipo multidisciplinar de la Residencia de Felechosa realiza una valoración integral de la afectación física/funcional y cognitiva del residente para conocer las secuelas y sus necesidades y, en base a los datos clínicos, se establecen los criterios para el tratamiento y manejo de la enfermedad”.
REHABILITACION ACV

Es una enfermedad aguda ocasionada por una alteración de la circulación de la sangre en el cerebro. Esta alteración consiste en el taponamiento o rotura de una arteria, provocando que no llegue sangre a una parte del cerebro o inundándolo de sangre. Como consecuencia las células cerebrales mueren.

Actuar rápidamente es imprescindible para minimizar o eliminar las secuelas.

Una característica principal del ictus es que los signos y síntomas aparecen de forma brusca. Hay 5 signos que nos pueden ayudar a identificar un ictus:

  • La afectación brusca de la VISIÓN en un o en los dos ojos.
  • La pérdida brusca de la FUERZA en un brazo, una pierna o ambos.
  • La aparición brusca de problemas para HABLAR y/o ENTENDER lo que nos dicen.
  • La aparición brusca de DESEQUILIBRIO o INESTABILIDAD.
  • La aparición brusca de DOLOR DE CABEZA.

Hay dos grandes categorías de ictus: Los ictus isquémicos y los hemorrágicos.

Foto de Karolina Grabowska, gracias.

En cualquiera de los dos casos, el flujo cerebral de sangre a una área determinada del cerebro queda interrumpida y las células cerebrales, al no recibir el oxígeno necesario para vivir, empiezan a morir, hecho que da lugar al daño cerebral.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), dos de cada tres personas que han padecido un ictus en España tienen más de 65 años. Por ello, Residencias como la de Felechosa son lugares habilitados para la rehabilitación de los pacientes de ictus. 

CONSECUENCIAS DEL ICTUS.

Nuestro cerebro controla todas nuestras acciones y actividades; la forma como razonamos, como nos movemos, como caminamos, como sentimos, como comemos, etc. Así, según cual sea el área del cerebro que se lesiona después del ictus, las consecuencias pueden ser variables. Podemos tener dificultades para mover un lado de nuestro cuerpo, para mantener el equilibrio, para hablar, para pensar o para sentir. Por lo tanto, el ictus puede quitarle a quien lo sufre la capacidad para interaccionar con el mundo que nos rodea!

EL TRATAMIENTO REHABILITADOR.

La pregunta “¿TENGO SOLUCIÓN?” es la que se hace cualquier persona que tienen una discapacidad después de sufrir un ictus o cualquier otra enfermedad con secuelas. Es evidente que con una discapacidad no se puede llevar la misma vida que antes de sufrir un ictus, pero en la medida de lo posible, y en función del grado de discapacidad, la solución es adaptarse y convivir de la mejor manera posible con la nueva situación. Para la mayoría de pacientes, la terapia de rehabilitación física es la piedra angular del proceso de rehabilitación.

Se debe empezar la rehabilitación lo antes posible, con una intervención multidisciplinar e intensiva, como mínimo durante los primeros 3 o 6 meses.

El tipo de terapia que un enfermo debe seguir, dependerá de la fase de la enfermedad en que se encuentra.

La rehabilitación física se va extendiendo cada vez más. Se entiende como un proceso que contempla la intervención de diferentes profesionales (equipo multidisciplinar) para recuperar mejor el estado funcional del paciente y establecer una mejor calidad de vida.

Esta rehabilitación siempre es multidisciplinar, es decir, que intervienen distintos profesionales de la salud. Todos los pacientes con ictus son evaluados por un equipo de rehabilitación que debe ser:

  1. Precoz: ya que una movilización lo más temprana posible se asocia a mejores resultados en el tiempo, se evitarán complicaciones y se podrá alcanzar antes la máxima funcionalidad.
  2. Eficaz: Se debe ajustar el tipo de tratamiento a cada enfermo, según sus necesidades y posibilidades de mejora, que establezca el equipo rehabilitador. Se debe tener en cuenta que la rehabilitación es un proceso limitado en el tiempo y que, pasados los primeros seis meses, no existe evidencia de una mayor mejora. Cada año, hasta un 65% de los pacientes alcanzan algún tipo de marcha.

En el proceso de neurorehabilitación, la intervención debe ser multidisciplinar: enfermeras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicólogos, logopedas, etc., con el objetivo de rehabilitar las capacidades perdidas o alteradas para que el paciente pueda recuperar unos niveles de independencia óptimos.

También es fundamental establecer un plan personalizado que potencie las destrezas residuales del residente y fomenten su autonomía funcional en condiciones de seguridad, en un entorno adaptado: habitación, mobiliario, estancia, comedor, etc.

  • El fisioterapeuta trabaja de forma global estructural; ayuda a reforzar destrezas como la marcha y el equilibrio, mediante la rehabilitación del miembro superior. Ofrece asesoramiento y entrenamiento en el uso de ayudas técnicas. En nuestra Residencia contamos con una gimnasio-spa preparado para desarrollar esta labor.
  • El terapeuta ocupacional potencia la recuperación e integración de los miembros superiores, entrenando al residente en las actividades básicas de la vida diaria y las instrumentales.
  • El psicólog@ rehabilita la heminegligencia, el deterioro cognitivo leve, los cambios de personalidad y las alteraciones emocionales, trabajando los cambios en la conducta social que generan problemas de convivencia y gran deterioro en la calidad de las relaciones interpersonales.
  • Y el logopeda aborda el déficit lingüístico, centrado en la rehabilitación de la función perdida, en la adaptación de nuevos sistemas alternativos de comunicación o en ambas a la vez. También trabaja las alteraciones deglutorias, como las parálisis faciales y la disfagia neurológica.
  • Nutrición (nutricionista): en Residencia de Felechosa, nuestro Servicio de Comidas ofrece menús texturizados, ideales para que la nutrición sea un soporte importante a la hora de ayudar en los procesos de recuperación.
  • La Sala Snoezlen: En la decidida apuesta de nuestra Residencia y del Grupo Montepío por ofrecer unos servicios a la vanguardia, la estimulación multisensorial ya es una realidad, una herramienta más al servicio de sus profesionales que trabajan en la atención a personas mayores o con discapacidad, incorporada para potenciar los beneficios que estas técnicas aportan al proceso de intervención o rehabilitación convencional. La  Sala Snoezelen o sala de psicoestimulación es un nuevo servicio transversal a todas las áreas del Centro, que están convencidos va a aportar mejoras y bienestar a su público y familias, pero sobre todo en este campo, en la recuperación de personas que han sufrido ICTUS.
  • La Residencia de Felechosa: por nuestra ubicación, en un entorno relajado, de alto valor ambiental, y con una potente programación cultural y de animación, apoyada sobre instalaciones como biblioteca, telecentro, salón de actos, huertos/invernaderos, amplios jardines… huecos espaciosos y sin barreras, nos convierten en entornos saludables, acostumbrados además en gestionar estas situaciones, que siempre generan impacto en las personas afectadas y en las familias. Por ello, no lo dude, póngase en contacto con nosotros, SIN COMPROMISO:
  • ☎️ 985 48 75 11 / 684 662 087 / 628 541 487? info@residenciaSPAfelechosa.com
    El equipo multidisciplinar de la Residencia de Felechosa realiza una valoración integral de la afectación física/funcional y cognitiva del residente para conocer las secuelas y sus necesidades y, en base a los datos clínicos, se establecen los criterios para el tratamiento y manejo de la enfermedad”.

En los últimos años, la Residencia Spa de Felechosa-Montepío se ha consolidado como un centro ideal para atender las necesidades de las familias en periodos concretos del año en los que una estancia temporal supone la mejor alternativa y respuesta a una situación coyuntural. Son los llamados programas Respiro, y pueden ser por una necesidad puntual de recuperación tras una convalecencia o situación post hospitalaria, por una necesidad puntual de atención o cuidado de nuestros seres queridos durante fechas concretas, en los que surge un imprevisto en el ámbito familiar, o unas simples vacaciones para #naturalmente disfrutar de nuestras instalaciones, de nuestro paisaje, de nuestra oferta de ocio adaptado y de nuestros cuidados. También contamos con especialistas, medios y experiencias para planificar programas de rehabilitación adaptados a la persona, por afectaciones locomotoras, de cadera, ICTUS, etc brindando durante esos días esa estancia necesaria para llevar a cabo la acción de recuperación sin prisas, con todo lo necesario cerca y con un buen equipo de profesionales en diferentes áreas.

Llámanos o escríbenos, siempre con confianza y sin compromiso:
985 48 75 11 📧 reservas@ResidenciaSpaFelechosa.com

La Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, en el Título I, Capítulo II, Sección 3ª ya alienta esta actividad como Servicios de promoción de la autonomía personal y de atención y cuidado y en su artículo 24 los centros de respiro familiar son los destinados a prestar servicios de atención integral por un período limitado de tiempo a miembros de una unidad familiar, con el fin de permitir a sus cuidadores espacios de tiempo libre y descanso.

Desde esta perspectiva, la RESIDENCIA DE MAYORES SPA DE FELECHOSA comienza a consolidarse como un centro ideal para atender las necesidades de las familias en periodos concretos del año en los que se genera necesidad de estancias temporales.

Las estancias temporales pueden ser por muchos motivos, desde el simple viaje o necesidad urgente de traslado por parte de familiares cuidadores de las personas mayores a la necesidad de un periodo temporal o especial de convalecencia o de rehabilitación. O simple descanso y cambio de aires. La excelente ubicación de la Residencia de Felechosa, en plena naturaleza, en un paraje tranquilo, de alto valor ambiental y las completas instalaciones que se ofrecen para el cuidado de la persona mayor, con equipamientos que van desde un centro hidroterapéutico con gimnasio incorporado, al salón de actos, biblioteca, telecentro o zona de talleres ocupacionales, pasando por sus amplios jardines con invernadero y zona de huertos, permiten responder de manera personalizada a esas demandas de estancias respiro o descanso.

Desde el equipo multidisciplinar de la Residencia de Felechosa entendemos que los programas de respiro familiar o estancias temporales son un servicio de carácter preventivo que precisan muchas personas en situación de dependencia, dando la posibilidad de que los cuidadores también puedan “descansar”.

Porque consideramos fundamental no solo ofrecer un buen apoyo integral a la persona mayor, sino también llevar a buen puerto esa frase tan dicha pero tan pocas veces aplicada “cuidar al cuidador” es decir, la persona que se encarga del cuidado: porque contrae una gran carga física y psicológica; porque se responsabiliza de la vida del enfermo: medicación, higiene, cuidados, alimentación, etc. Porque va perdiendo paulatinamente su independencia porque el enfermo cada vez le absorbe más se desatiende a si mismo: y porque no toma el tiempo libre necesario para su ocio, abandona sus aficiones, no sale con sus amistades, etc. Todo tiene que funcionar desde una perspectiva integral.

La Residencia de Felechosa ofrece estancias de Respiro familiar  para que l@s personas mayores puedan alojarse temporalmente, con las mismas atenciones y prestaciones que si fueran residentes de larga estancia (atención médica y enfermería, terapia ocupacional, rehabilitación, menús saludables, lavado y planchado de ropa, etc.), de esta forma el cuidador dispone de tiempo para sí mismo. Es más, adaptándonos a las situaciones coyunturales de cada persona o familia, pues no es lo mismo un descanso vacacional elegido por decisión de disfrutar de paisaje, instalaciones y cuidado que una necesidad concreta de recuperación post hospitalaria o para el trabajo concreto con nuestro equipo médico y de fisioterapeutas con el fin de llevar a buen puerta una recuperación por convalecencia con secuelas locomotoras (cadera, ictus, etc). O por una necesidad puntual de la familia cuidadora.

Según nuestros profesionales los respiros se demandan por dar descanso o vacaciones del cuidador, que necesitan que se les facilite a los cuidadores principales que se ocupan de personas dependientes, disfrutar de unos días de vacaciones y descanso durante el verano.

También por necesidad puntual del cuidador de atender a otros familiares o en situaciones inesperadas: Como puedan ser enfermedad del cuidador principal, convalecencia de este. En caso de accidente, fallecimiento de algún miembro de la familia. También por enfermedad o ingreso hospitalario, del cuidador u otros familiares. Por obras en el hogar o traslado de la familia por varios motivos: empleo, viajes laborales o de fin de semana, celebraciones… O por convalecencias o post-operatorios de la persona en situación de dependencia. En este sentido, la Residencia de Felechosa cuenta con un equipo multidisciplinar, que incluye fisioterapeutas, logopeda, nutricionista, psicóloga, médico, enfermería… un equipo que ofrece apoyo profesional para rehabilitarse y poder retornar al domicilio en una situación adecuada tras la convalecencia.

Nuestro centro deportivo y de hidroterapia -el SPA esta cerrado durante tiempo de pandemia- está especializado en terapias de rehabilitación diversas, respiratorias, acuáticas (Halliwick) etc, que ayudan a los procesos de recuperación de una forma más amable y con menor impacto. Contamos con una potente unidad respiratoria, y también con un gym con todo lo necesario para el trabajo locomotor. También con una sala Snoezlen de trabajo y recuperación multisensorial. Y por supuesto con instalaciones y talleres que completan nuestra oferta de ocio ocupacional: biblioteca, telecentro, invernadero, zona de talleres, salón de actos, salas para juegos, parques y jardines…

El agua es uno de los medios más recomendados en la recuperación y tratamiento de un gran número de lesiones y patologías musculo-esqueléticas. Trabajar en la piscina con el paciente permite que se reduzca el peso de su cuerpo, facilitando su movilidad y, con ello, la posibilidad de realizar ejercicios que no podrían hacerse en una camilla. Pero las ventajas no sólo hacen referencia al plano físico. El efecto psicológico de la terapia sobre un paciente que consigue realizar movimientos que más allá de este medio le son inconcebibles, repercute notablemente en su estado de ánimo, algo esencial para alcanzar una recuperación más rápida y efectiva.

El objetivo final de este servicio es facilitar y mejorar el día a día de las personas que viven con familiares dependientes, ser un apoyo para la situación, manteniendo una calidad asistencial y la red de apoyo sociofamiliar del residente. Sin olvidarnos además de otro objetivo básico: lograr que quien pase unos días con nosotros quiera volver, que la confianza depositada en la RESIDENCIA DE MAYORES DE FELECHOSA sea garantía de calidad.

985 48 75 11 / 684 66 20 87 (también por whatsapp)
📧 reservas@ResidenciaSpaFelechosa.com

Más info relacionada:

ESTANCIAS CONVALECENCIA

 TERAPIAS ACUÁTICAS EN NUESTRO CENTRO HIDROTERAPÉUTICO

Vista aérea de la Residencia Spa de Felechosa

Vista aérea de la Residencia Spa de Felechosa

En nuestra apuesta por unos servicios a la vanguardia, la estimulación multisensorial ya es una realidad en la Residencia de Felechosa y una herramienta más al servicio de sus profesionales que trabajan en la atención a personas mayores o con discapacidad, incorporada para potenciar los beneficios que estas técnicas aportan al proceso de intervención o rehabilitación convencional.

Hace unas temporadas, la Residencia de Felechosa decidió dotarse de una novedad importante: la Sala Snoezelen o sala de psicoestimulación, un nuevo servicio transversal a todas las áreas del Centro, que están convencidos va a aportar mejoras y bienestar a su público y familias. Pero ņqué es la sala Snoezelen y por qué dotarse de esta nueva instalación con nombre misterioso?

Snoezelen es una contracción en holandés de dos palabras, “snuffelen” y “doezelen”, que significarían algo como “oler” y “dormitar o relajar”. Y es una práctica desarrollada a mediados de la década de 1970, y definida en 1987 por Hulsegge y Verheul en el campo sociosanitario, para hacer referencia a una intervención global, destinada a proporcionar en las personas, especialmente aquellas que lo necesitan, estímulos sensoriales que les faciliten una sensación de bienestar a partir de estimulación o relajación, según los objetivos.

¿Puede considerarse una técnica nueva? En parte no, porque muchas civilizaciones antiguas (egipcios, griegos, romanos, celtas, culturas orientales…) han utilizado la estimulación multisensorial desde diferentes perspectivas: masajes, aromaterapia, música, colores… siempre para activar y estimular los sentidos y relajación, como vía para conseguir un bienestar y un placer en la persona. Desde las primeras aportaciones sobre la existencia de nuestro sistema nervioso (de la mano de Bell, Weber, Muller, Golgi y, especialmente, Ramón y Cajal a principios del siglo pasado), la investigación neurocientífica no ha dejado de confirmar la valiosa conexión entre los sistemas sensoriales y la vinculación al entorno para el desarrollo y el aprendizaje. El cerebro es un órgano en constante cambio y, gracias a su neuroplasticidad, puede formar nuevas conexiones, reorganizarse y enriquecerse como consecuencia de los estímulos que reciba de su medio externo e interno.

Desde los años 70, primero en Holanda y poco tiempo después en diversos países de Europa –nórdicos, principalmente–, Australia, Estados Unidos y Canadá, se ha ido utilizando como técnicas de vanguardia en centros especializados con una pauta científica, consolidándose en los años 90 cuando este trabajo se ha difundido ampliamente a diferentes ámbitos: científico, terapéutico y de ocio. En España es a partir del año 2000 cuando empieza el contacto con el mundo Snoezelen y poco a poco se van ampliando los servicios y variando las aplicaciones que puede dar de sí esta forma de trabajar.

“La estimulación multisensorial consiste en un amplio abanico de técnicas dirigidas a proporcionar un conjunto de sensaciones y estímulos específicos a personas, niños y adultos, con necesidades de apoyo generalizado. Es un instrumento adecuado, que aplicado correctamente por profesionales puede mejorar las condiciones de vida y las posibilidades de desarrollo de personas con discapacidad o en campos como la vejez, las demencias…”.

El concepto Snoezelen asume que el mundo en el que vivimos es una mezcla de sensaciones de luz, de sonidos, de olores, de gustos y de experiencias táctiles variadas. Y por tanto uno de sus objetivos es favorecer el uso de los sentidos, facilitando la vivencia de experiencias sensoriales ricas y variadas. Para ello los centros habilitan espacios especialmente dotados para abordar estas técnicas, con una sala especialmente adaptada con material técnicamente preparado para proporcionar experiencias sensoriales diversas. Desde ella, y con profesionales multidisciplinares, se favorece un trabajo individualizado al perfil sensorial de cada persona, con unos objetivos determinados para su bienestar, además de facilitar la comunicación y la aparición de conductas adaptadas.

Y es precisamente así como trabajarán en el nuevo espacio Snoezelen de la Residencia de Felechosa, con la relajación, el desarrollo de la confianza en uno mismo, el autocontrol, la exploración y las capacidades creativas, una buena comunicación, sensación de bienestar y ocio, capacidad de elección, aumento del tiempo de atención y concentración y una reducción del impacto a los cambios o de alteraciones conductuales.

Las salas de estimulación sensorial permiten trabajar el despertar sensorial a través de la acción y la experimentación. Es un cambio metodológico en la estimulación de niños y niñas, personas con discapacidad o personas mayores, donde el sujeto se convierte en el protagonista de sus propios aprendizajes, y el educador/terapeuta pasa a ser un mediador en este proceso, en dos direcciones: utilizando terapias no directivas, donde el educador/terapeuta sólo observa, y con terapias directivas, donde el educador/terapeuta media en el proceso de aprendizaje.

Las salas de estimulación sensorial, nos permiten trabajar el despertar sensorial a través de la acción y la experimentación. Es un cambio metodológico en la estimulación de niños y niñas, personas con discapacidad o personas mayores, donde el sujeto se convierte en el protagonista de sus propios aprendizajes, y el educador/terapeuta pasa a ser un mediador en este proceso, en dos direcciones: utilizando terapias no directivas, donde el educador/terapeuta sólo observa, y con terapias directivas, donde el educador/terapeuta media en el proceso de aprendizaje.

VIDEO EN NUESTRO CANAL DE FACEBOOK la #ResidenciadeFelechosa🌿 contamos con una Sala Snoezelen, en la que tratamos de potenciar los beneficios que la estimulación multisensorial

PUNTOS A DESTACAR

La Sala Snoezelen de Felechosa se ha habilitado en un local acondicionado y climatizado reuniendo las condiciones adecuadas.

Un equipo interdisciplinar decide tras una valoración los residentes más adecuados para participar de las terapias.

Se usa tanto en el ámbito de personas mayores, personas con discapacidad y en estimulación en niños, en este caso vinculada a nuestra Unidad de Logopedia.

CLAVES DE LA SALA

Crear una atmósfera agradable.

Oportunidad de escoger.

Oportunidad de «vivir en paz».

Derecho a disponer de tiempo.

Repetición.

Oferta selectiva de estímulos.

Actitud correcta del personal que conduce la sesión.

Supervisión.

La intervención en salas multisensoriales debe estar enfocada completamente al bienestar de la persona, a sus ritmos de actividad, a su tolerancia estimular y a las necesidades específicas que presente. Por ello, es fundamental considerar una serie de aspectos que nos ayuden en nuestra práctica profesional:

  • Partir de un perfil sensorial completo que estudie sus respuestas a todas las áreas sensoriales, así como sus necesidades a nivel comunicativo, cognitivo y motor.
  • Priorizar la integración propioceptiva, táctil y vestibular para asentar las bases del resto de desarrollos. El primer objetivo siempre será ser consciente de mi propio cuerpo y mis movimientos en el espacio, para poder responder de forma adaptativa a cualquier estímulo y ser capaz de integrar las demás sensaciones de forma adecuada.
  • Consolidar estrategias de anticipación para transmitir plena confianza en el proceso. Por ejemplo, contar con un ritual de entrada, de salida y de cambio de actividad, que pueden ser transmitidos a través de texturas, de sonidos o de claves visuales.
  • La observación y el registroson fundamentales para avanzar. Debemos tener en cuenta en todo momento de donde partimos, hacia donde nos dirigimos y las reacciones que se producen en el camino ante cada estímulo, con el fin de reajustar, readaptar y mejorar en cada paso.
  • Contar con un espacio adecuado. Las salas Snoezelen han sido estudiadas por numerosos autores desde que Hulsegge y Verheul dieran nombre al concepto. Su diseño único está pensado para favorecer la apertura sensorial y potenciar los objetivos básicos de este enfoque. Los elementos básicos para ello son tubo de burbujas, fibra óptica, equipos de estimulación propioceptiva-táctil. Además, los últimos avances tecnológicos nos per
  • miten convertir estos espacios en salas más funcionales para trabajar en aspectos cognitivos (memoria, atención, planificación, cálculo…), comunicativas y motoras.
  • Más no es mejor. Una intervención multisensorial de calidad debe atender las necesidades de cada área sin olvidar que en muchas personas la sobrecarga sensorial es una realidad muy limitante que debe ser atendida desde el primer momento. Por ello, lo ideal es contar con un espacio que nos permita fluir entre lo pasivo y lo interactivo sin dejar en ningún momento de controlar los estímulos sensoriales presentados.

LA POLIVALENCIA DE NUESTRA SALA SNOEZLEN… para otras actividades: 👉VÍDEO

 

 

El principal efecto del envejecimiento es la pérdida de conexiones entre las neuronas. Algunas de las medidas para frenar este proceso incluyen evitar el sedentarismo y llevar una dieta saludable, activa, en cualquier momento de nuestra vida.

El cerebro es un órgano que, al igual que el resto de nuestro cuerpo, envejece con el paso de los años. Si todos deseamos mantenernos más jóvenes no es solo porque nos disgusten las arrugas, sino también para evitar las múltiples enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Las previsiones indican que en el año 2050 un 25% de la población europea tendrá más de 65 años y el número de personas con más de 80 años se va a triplicar. Pero, ¿existe una fuente de la juventud para nuestro cerebro? Aunque posiblemente nada nos haga retroceder en el tiempo, podemos intentar envejecer de manera saludable y reducir el efecto que tiene el paso de los años.

¿Qué es el envejecimiento?

El envejecimiento podría definirse como el conjunto de cambios que ocurren con la edad y provocan una disminución de nuestras capacidades fisiológicas, motoras y cognitivas. El primario es gradual e inevitable y se produce a lo largo de nuestra vida. El secundario o prematuro, viene desencadenado por el padecimiento de ciertas enfermedades o el abuso de sustancias, y se puede prevenir.

La edad cronológica (la del certificado de nacimiento) indica el tiempo que ha transcurrido desde nuestro nacimiento. Sin embargo, existe también la edad fisiológica, que depende de la condición de nuestro organismo y puede ser menor a la cronológica (si nos cuidamos) o mayor (si tenemos malos hábitos).

El envejecimiento del cerebro

Con la edad, el tamaño del cerebro disminuye, perdemos neuronas y se altera la producción de hormonas y neurotransmisores. Sin embargo, el cambio más importante que se produce es la pérdida de muchas de las conexiones entre las neuronas, unas células de larga vida que no se dividen y, por lo tanto, difícilmente se regeneran.

Otra consecuencia del envejecimiento cerebral es la acumulación de proteínas en forma de agregados que tienden a depositarse tanto dentro como fuera de las neuronas. Esto puede desencadenar el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas relacionadas con la edad, como la enfermedad de Alzheimer o el párkinson.

Conviene aclarar que lo que comúnmente se denomina como demencia senil es un término obsoleto. El envejecimiento no implica necesariamente la aparición de una demencia o pérdida importante de memoria. Si existe una pérdida significativa de la capacidad de memoria y aprendizaje, estaría relacionada con una enfermedad específica y no con el envejecimiento normal del cerebro.

Medidas para frenar el envejecimiento

La dieta es esencial para envejecer de forma saludable. La más recomendada es la mediterránea, que brevemente implica un bajo consumo de carnes y aves de corral, un consumo de bajo a moderado de lácteos, una cantidad moderada de alcohol (vino) y grasas (aceite de oliva), y una alta ingesta de verduras, legumbres, frutas, cereales y pescado.

Se ha comprobado que la dieta mediterránea reduce el riesgo de padecer fallos cognitivos y enfermedades como el alzhéimer. Además, la restricción calórica o limitación de las calorías que ingerimos puede ayudar a retrasar el envejecimiento.

Además de cuidar lo que comemos, es recomendable dormir 8 horas al día. El mantenimiento de un buen ciclo vigilia-sueño es esencial para muchas funciones cerebrales, por ejemplo para la eliminación de las toxinas del cerebro que se han acumulado durante el día. Mientras dormimos, el espacio que existe entre las neuronas aumenta, facilitando su limpieza y buen funcionamiento. Por lo tanto, mantener un sueño reparador favorece un envejecimiento más saludable.

El ejercicio regular y la actividad física son claves para disminuir los efectos del envejecimiento. Estudios clínicos indican que el entrenamiento físico con intensidad moderada juega un papel neuroprotector, ralentizando la disminución del volumen del cerebro y mejorando su funcionamiento. Concretamente, el ejercicio aeróbico mejora la función cognitiva, no sólo durante el envejecimiento sino también en personas que sufren enfermedades neurodegenerativas.

Por otra parte, se ha comprobado que aquellas personas que poseen un nivel educativo más alto o que mantienen una cierta actividad intelectual –leer, estudiar o adquirir nuevas habilidades– tienen una menor predisposición a desarrollar demencia. La base de esta neuroprotección está asociada a la formación de nuevas conexiones entre las neuronas.

El término neuroprotección hace referencia al efecto de cualquier sustancia o molécula química o biológica, con efectos protectores en el sistema nervioso que previenen, mitigan o retrasan los procesos neurodegenerativos propios de enfermedades como el Alzeimer o lesiones cerebrales.

Otros hábitos saludables también pueden ayudarnos a evitar los efectos del envejecimiento prematuro. Sin ir más lejos, mientras que una ingesta abundante de alcohol corre el riesgo de inducir fallos cognitivos, otras bebidas alcohólicas pueden ser beneficiosas para mantener una buena salud mental . El vino, por ejemplo, tiene un alto contenido en polifenoles, que tienen acción antinflamatoria y antioxidante.

Definitivamente, el tabaco es un hábito que se debe evitar, ya que se ha relacionado con la aceleración del envejecimiento y la aparición de problemas cognitivos y demencia.

Tampoco hay que perder de vista los factores de riesgos relacionados con enfermedades crónicas altamente prevalentes en personas de avanzada edad. El mantenimiento de la actividad e integridad del cerebro dependen, en buena parte, de los vasos sanguíneos que mantienen una buena irrigación. La hipertensión, la aterosclerosis y los niveles elevados de colesterol incrementan las posibilidades de desarrollar fallos cognitivos, ictus y demencia.

A esto se suma que la diabetes y la obesidad afectan al metabolismo de la glucosa y generan resistencia a la insulina. Ambas alteraciones podrían provocar daños crónicos a las neuronas y acelerar el envejecimiento cerebral.

Los trastornos del estado de ánimo tampoco ayudan. La depresión es un desorden emocional muy común en personas mayores y es producida por un desequilibrio en los neurotransmisores, que son las moléculas que usan las neuronas para comunicarse. Este desajuste podría traducirse en un mal funcionamiento del cerebro a largo plazo, lo que aceleraría el envejecimiento cerebral.

En síntesis, la clave para mantener un cerebro sano y joven es la misma que para el resto del organismo. Es decir, hay que mantener una dieta sana, dormir las horas suficientes, evitar el consumo en exceso de alcohol, huir del tabaco y el estrés, realizar ejercicio moderado, y evitar el desarrollo de otras enfermedades o, al menos, mantenerlas bajo control.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation por Inés Moreno González, Profesora e Investigadora Ramón y Cajal en Enfermedades Neurodegenerativas, CIBERNED, IBIMA, Universidad de Málaga y por Antonia Gutiérrez del Instituto de Salud Carlos III, del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED) y de la Junta de Andalucía y lo reproducimos por su interés social y para la salud. #GRACIAS

 Lea el original

Esta pasada primavera comenzamos este nuevo taller con una actividad de coro los martes y los jueves. La coordinadora de la actividad es nuestra compañera del servicio de Animación Socio-Cultural, Jessy Piñeiro, vinculada desde hace años al mundo de la música.

La música es una herramienta que nos sirve de refuerzo y nos acompaña cuando estamos sufriendo momentos difíciles a cualquier edad. Cuando cantamos no pensamos, solo sentimos. La música nos ayuda a disfrutar del presente, poniendo toda nuestra atención, y a olvidarnos durante un rato de nuestros problemas.

La música nos permite experimentar placer. Esto no es una apreciación subjetiva, sino que tiene un fundamento físico: escuchar música puede ayudar a aumentar los niveles de serotonina, el neurotransmisor encargado de regular el estado de ánimo y el sueño, que inhibe emociones negativas como la ira. La música, además, es comunicación, es social, lo que permite compartir el placer, la gratificación que supone la música, con otras personas. Así, cantar una canción en grupo ayuda a fortalecer los vínculos afectivos dentro del grupo.

De todos estos beneficios se sirve la musicoterapia.

¿Qué es la musicoterapia?

La musicoterapia consiste en el uso de la música y sus elementos (ritmo, melodía, armonía, timbre…) con finalidades terapéuticas, favoreciendo la comunicación, mejorando la autoestima y el estado de ánimo, incentivando el movimiento, la expresión, la creatividad…

Actualmente, la musicoterapia se ha extendido por todo el mundo como una disciplina de la salud. En nuestro país todavía se utiliza poco en la sanidad pública, pero en Estados Unidos y en algunos países europeos es una disciplina integrada en el sistema sanitario que se utiliza como tratamiento complementario en diversas enfermedades.

¿Qué beneficios puede aportar la musicoterapia?

La musicoterapia aporta beneficios cognitivos, físicos, socio-emocionales y espirituales.

Beneficios cognitivos:

  • Ayuda a mantener o mejorar las habilidades verbales. A través de actividades rítmicas, por ejemplo, contribuye a la inteligibilidad del lenguaje.
  • Estimula la memoria a diversos niveles, tanto a corto como a largo plazo, ayudando a la reminiscencia (evocación de recuerdos casi olvidados) y al aprendizaje.
  • Ayuda a mantener la atención y a conectar la persona con la realidad.
  • Incentiva la creatividad.

Beneficios físicos:

  • Actúa como estímulo sensorial.
  • Es relajante y disminuye la ansiedad y la angustia.
  • Activa el sistema motor y favorece el equilibrio.
  • A través del ritmo mejora la coordinación de los movimientos.
  • A través de los pequeños ejercicios de psicomotricidad de seguir el ritmo o tocar un instrumento ayuda a mejorar la movilidad de las articulaciones y aumenta la fuerza muscular.

Beneficios sociales, emocionales y espirituales:

  • Fomenta la participación, la interacción y la comunicación social en el grupo.
  • Mejora el estado de ánimo y la autoestima.
  • Permite hacer aflorar las emociones.
  • Mejora la expresión verbal y no verbal.

Personas mayores y musicoterapia

La música puede tener un gran impacto en cualquier persona, pero además, en las personas mayores, tiene la capacidad de liberar todo un torrente de memorias. Esta es una de las razones por las que la terapia musical es uno de los tratamientos más eficaces para las personas mayores que sufren determinados tipos de enfermedades o trastornos.

Actualmente se está investigando y se están utilizando técnicas clínicas de musicoterapia neurológica para aplicarlas en el tratamiento de grupos de pacientes con diferentes enfermedades: Parkinson, Huntington, Alzheimer, autismo, traumatismo cerebral, apoplejía, etc.

En las personas con Parkinson, el trabajo con patrones rítmicos regulares y constantes permite mejorar las funciones motoras, ya que el ritmo actúa como un estabilizador externo que hace que el cerebro pueda controlar el movimiento.

En las personas mayores con demencia, por ejemplo, la musicoterapia permite mejorar la calidad de vida de las personas que la sufren:

  • En las fases leves y moderadas de la demencia, la música puede contribuir a preservar las capacidades cognitivas y funcionales (lenguaje, atención, memoria), retrasando la dependencia.
  • En las fases moderadas y avanzadas, la música permite a la persona desviar el foco de atención de los estímulos que no es capaz de interpretar hacia a un estímulo que tiene sentido y, por tanto, que ejerce un efecto calmante de la ansiedad. De esta manera, la música ayuda a reducir algunos síntomas conductuales de la demencia, como la agresividad física y verbal o el deses de deambular.
  • En un estadio avanzado de la demencia, aunque la persona ha perdido la capacidad de procesar el lenguaje, todavía mantiene la capacidad de procesar la música, y así la música se convierte en una vía importantísima para conectarse con la propia identidad y para comunicarse con el entorno, con sus cuidadores, activando la memoria biográfica y las emociones asociadas a aquella música y facilitando la colaboración en las actividades básicas como la alimentación o la higiene.
  • Las actividades terapéuticas que llevamos a cabo con música son diversas:

    Sesiones de relajación a través de la música

    Cuando estamos relajados el tono muscular se distiende y nos situamos en un estado en el que podemos controlar los pensamientos y las emociones. De esta manera el estado de relajación alcanzado mediante la música nos ayuda a mantener una buena salud física, mental i emocional:

    • Protegiendo los órganos del corazón de un desgaste innecesario provocado por las tensiones constantes.
    • Facilitando el alivio del estrés provocado por algunas enfermedades.
    • Calmando la mente y haciendo que el pensamiento sea más claro y eficaz.

    Sesiones de estimulación cognitiva y expresión emocional con música

    Conocer las preferencias musicales de los residentes nos ayuda a hacer las sesiones más operativas, especialmente cuando la actividad tiene por objetivo la estimulación cognitiva y la expresión emocional de los residentes. Utilizando músicas que forman parte de la historia de los residentes, trabajamos los recuerdos personales y la memoria, recordando la letra de las canciones.

    Sesiones de terapia ocupacional y psicomotricidad con música

    Trabajamos con el ritmo: dando palmadas, tocando instrumentos de percusión y, si la movilidad de los residentes lo permite, incluso bailando. El trabajo del ritmo es beneficioso porque ayuda a reducir el riesgo de caídas en las personas mayores que tienen problemas de equilibrio o dificultades para andar.

    Además, también utilizamos la música como ambientación de fondo en otras actividades (laborterapia, pintura, juegos didácticos…)

     

    Más información sobre la musicoterapia

?Hemos puesto en marcha un nuevo proyecto en la Residencia SPA de Felechosa – Montepío: una #SaladeReminiscencias, decorada al estilo años 6️⃣0️⃣ tal y como eran aquellos salones de casa de la «familia Alcántara», pero ¡ojo! nada más y nada menos que en la primera temporada de la popular serie de RTVE #Cuéntame. ¿Ya ha llovido verdad?, si, pero no tanto, porque los recuerdos permanecen dentro. Y de eso se trata, de avivar nuestra memoria. Porque el objetivo final de esta sala no es hacer un museo -que también, porque nuestros residentes también disfrutan con la actividad recreacionista, sino desarrollar un Proyecto terapéutico personalizado (de estimulación sensorial) para lo que es necesario generar este entorno que ponemos en marcha (oficialmente el 16 de junio de 2021) y que permite a nuestros propios «protagonistas de Cuéntame» viajar en el tiempo, como Herminia o Carlitos, recreando una escena cotidiana que ayude a estimular  recuerdos ? sociales y personales, especialmente en aquellos residentes que precisan de estas actuaciones, evocando con ello su propia memoria autobiográfica.

?El proyecto comenzó hace unas semanas, cuando hicimos un llamamiento a todas aquellas personas/familias/entidades dispuesta a colaborar donándonos – ?muebles o elementos decorativos antiguos ? (como el de la de las imágenes que ilustran este reportaje). Con ello, les damos una segunda vida con la convicción de que el fin social resulta enriquecedor por los beneficios que persigue. Vaya  nuestra gratitud? a todas las personas, muchas, que nos han aportado desde una máquina de coser antigua, a revistas, radios o un cenicero de aquellos triangulares «míticos» de Cinzano (lo que puede hacer tocar un simple cenicero, por dios¡)

?La Sala de Reminiscencias es un espacio adaptado y adecuado, evocador en sí mismo de recuerdos.
En esta sala, no solo se realiza la TR (Terapia de Reminiscencia) sino que ella misma es por sí sola un elemento evocador. El objetivo inicial es darle finalidad terapéutica, pedagógica y de ocio para la mejora de la calidad de vida de las personas con demencias, diseñándose un programa para tal fin.

? Los especialistas nos señalan que el ambiente físico tiene una gran importancia en el bienestar de las personas mayores y con esta iniciativa queremos lograr un entorno más confortable y significativo.

Objetivos específicos:

Estimular cognitivamente a los residentes, trabajando las diferentes capacidades cognitivas: memoria, atención, orientación, praxis, etc.

Aumentar la autoestima.

Mejorar el Funcionamiento social.

Reducir las conductas problemáticas y deambulaciones erráticas.

Mejorar la Satisfacción y bienestar de nuestros residentes

Reducir la desorientación.

Reducir la sintomatología depresiva.

Estimular el Lenguaje y la interacción social.

Trabajar las capacidades funcionales con la adaptación a las actividades del día a día.

Trabajo multisensorial en cinco dimensiones
• Estimulación visual: a través de fotografías antiguas, revistas de la época,
observación de los elementos de cada estancia…
• Auditivos: mediante música y canciones de la época, grabaciones de radio del
momento, el sonido del reloj de cuco…
• Táctiles-Manipulativos: con la manipulación de los objetos de cada rincón:
o Salón: uso del teléfono antiguo, el tocadiscos…
o Cocina: las cacerolas de la época, el molinillo, la lechera, la pila de lavar…
o Biblioteca: la máquina de escribir, el escritorio antiguo, los libros antiguos, las
pesetas…
o Comedor: con la vajilla de la época…
• Olfativos: con la muestra de aromas como olores entrañables de la cocina, el café, los caramelos…
• Gustativos: mediante la degustación de antiguos platos, con sabores de siempre… En
este punto hemos combinado una buena práctica como la alimentación.

• Culturales: El contexto de un tiempo.

Aunque el plan de acción es generalista, pues los beneficios de este trabajo multisensorial pueden favorecer a cualquier persona, de cualquier edad, los mayores beneficios se reportan en personas que sufren Alzheimer o demencias, como viene reflejado en este trabajo «Terapia de reminiscencia y sus efectos en los pacientes mayores con demencia», de la profesora y especialista en psicogeriatría de la Universidad de Barcelona, Karen A. González-Arévalo.

Más info sobre este proyecto: ?985 48 75 11

?info@residenciaSPAfelechosa.com

La recuperación de una fractura de cadera en residencias de mayores especializadas como la Residencia de Felechosa es una opción que eligen muchas familias para garantizar unos cuidados de calidad al paciente.

La instalación del Montepío cuenta con este servicio de estancia temporal y soluciones de vanguardia, como la posibilidad de utilizar terapia acuática

Pero ¿por qué recuperarse de una fractura de cadera en una residencia de mayores?

Aunque muchas personas piensan equivocadamente que las residencias geriátricas son una elección sin retorno, lo cierto es que cada vez más centro avanzados de mayores, como el del Montepío en Felechosa,ofrecen la posibilidad de optar a estancias temporales, casi siempre debidas a respiro familiar o para la recuperación tras un problema de salud.

En el caso de fracturas de cadera, un problema que sufren 47.000 personas al año en España,  la recuperación se extiende más allá de la cirugía y la posterior rehabilitación. De hecho, la fisioterapia tras una fractura de cadera puede prolongarse durante varias semanas, en las que, además, la movilidad del paciente se ve reducida.

“Uno de los desafíos con los que se encuentra la medicina traumatológica y la ortopédica en la actualidad es la fractura de cadera del anciano, que representa el 49% de las estancias. En España más de 47.000 personas al año sufren una fractura de cadera. Entre las causas principales de la fractura de cadera en el anciano son la osteoporosis, las caídas o la reducción de actividad física”.

Debido a este alargamiento en el tiempo de la recuperación, muchas familias deciden optar por un centro de mayores para garantizar los cuidados del paciente. La Residencia de Felechosa ha ido especializándose en este asunto, apostando por técnicas nuevas, como la terapia acuática Halliwick, y sobre todo con personal sanitario multidisciplinar dirigido al trabajo rehabilitador especializado en estas dolencias, de manera que pueden ofrecer cuidados constantes y un seguimiento a la evolución del paciente. Otra de las claves es la seguridad a paciente y familia, garantizando un entorno seguro, adaptado a su situación –accesible por supuesto- y con todas las necesidades básicas cubiertas (comida, limpieza, etc.), incluso la del ocio más allá de sus tiempos de trabajo rehabilitador, pues obtener bienestar en la estancia ayuda al proceso.

La recuperación de fractura de cadera, mejor en residencias especializadas

Como explican desde la Residencia de Felechosa, los centros que ofrecen estancias temporales para pacientes con fractura de cadera realizan de entrada una Valoración Geriátrica previa al ingreso del paciente para evaluar todo, el antes y el después del hecho que movió el suceso y la entrada en la residencia. Se busca analizar el estado en que se encuentra para poder pautar un tratamiento y unos cuidados personalizados, siempre encaminados a su recuperación.

Además, se presta especial atención a su estado de salud general, incluyendo, por ejemplo, la mental, y con especial atención al estado de ánimo que presenta. De este modo, los profesionales del centro pueden hacer partícipe al paciente de actividades lúdicas y sociales que permitan al paciente sobrellevar mejor su problema de salud.

Según los profesionales del equipo médico de la Residencia de Felechosa, un volumen importante de las estancias temporales se deben a problemas con la cadera, lo que supone “un reto importante que debe ser enfocado con una atención multidisciplinar e integral para recuperar el grado de deambulación que tenía antes de la fractura”.

Estancias temporales para recuperación de fractura de cadera, un servicio muy demandado

 La Unidad especializada de la Residencia de Felechosa permite realizar un tratamiento y seguimiento de las facultades musculoesqueléticas, con un equipo profesional compuesto por médicos geriatras, traumatólogos, rehabilitadores, fisioterapeutas, terapeuta ocupacional e incluso dietistas, dado que habrá que adaptar la nutrición de los mayores a su situación.

Entre las medidas rehabilitadoras es aconsejable comenzar con un plan de reentrenamiento gradual adaptado a la capacidad de esfuerzo del anciano y de realizar las adaptaciones necesarias o entrenar el uso de productos de apoyo que faciliten el proceso rehabilitador, siempre supervisado por los profesionales de la residencia para mayores.

Todas las atenciones adoptadas deben de mejorar significativamente la movilidad y las capacidades del residente.

Asimismo, es esencial que el personal comprenda la situación en que se encuentran estas personas, que muchas veces no están preparadas para abandonar sus hogares, aunque sea de forma temporal, y quedar ingresados en la residencia de mayores. La empatía y las ganas de demostrar al paciente que podrá recuperarse gracias a la ayuda de los profesionales del centro, y del propio centro, será una de las claves para que las familias opten por un centro en lugar de por otro de la competencia a la hora de recuperar de una fractura de cadera a sus seres queridos.

La finalidad es devolver al paciente al nivel de función previo a la fractura y en el menor tiempo posible. Por eso la residencia de mayores apuesta por una Unidad multidisciplinar ortogeriátrica que asegura un seguimiento de las facultades musculo-esqueléticas. La importancia de tener un equipo profesional y capacitado de médico geriatra, fisioterapeutas, terapeuta ocupacional e incluso dietistas, será fundamental.

El entorno de la residencia de cuidado del adulto mayor debe ser adaptado, social, accesible. Espacios que mejoren la calidad de vida, fomenten las actividades de la vida diaria, como los programas culturales e intergeneracionales que se desarrollan en Felechosa, con plenas garantías y la participación de la familia en el proceso, apostando por una buena comunicación entre todas las partes. Y en este sentido, la especialidad de la Residencia en dar todo el soporte que precisan esas convalecencias, junto con estar en un entorno de alto valor ambiental con spa (a muchos casi creen estar en un alojamiento vacacional rural con piscina y gimnasio pero con todo lo que necesitan las personas mayores en cuanto a coberturas médicas, de cuidados y profesionales) ayuda mucho a que quienes pasan por el trance de una cadera rota den el paso a una estancia de un mes o dos hasta poder retornar a su domicilio con garantías de autonomía para ellos y la familia.

DATOS DE INTERÉS

La incidencia de la fractura de cadera en España es de 153,24 casos por cada 100.000 habitantes, aunque aumenta en regiones como Asturias, donde la incidencia del envejecimiento es mayor. No obstante, la cifra es más baja que hace algunas décadas en Europa, en parte por la mejora de los cuidados, la alimentación, la introducción de fármacos para tratar la osteoporosis y la concienciación de la sociedad sobre este problema de salud, las pautas de ejercicio etc. Existen importantes estudios comparativos que han analizado las variaciones en la incidencia de la fractura de cadera en España durante las últimas décadas:

En Asturias, se analizó la epidemiología de la fractura de cadera a través de las historias clínicas de todos los pacientes mayores de 45 años ingresados durante un año y que residían en dos áreas sanitarias de Asturias, una representativa de un hábitat rural, como la zona del Alto Aller donde se asienta la Residencia de Felechosa, y otra de un hábitat urbano, tipo Oviedo, Mieres o Langreo. Se excluyeron las fracturas patológicas. Los autores identificaron 283 fracturas de cadera osteoporóticas, 225 de ellas en mujeres. La incidencia anual fue de 219,6/105 habitantes en los mayores de 50 años. La incidencia en las mujeres mayores de 45 años fue tres veces mayor que la de los varones de su misma edad (271 frente a 88/105, respectivamente). Observaron, además, un incremento exponencial de la incidencia con la edad, comprobando que ésta se duplicaba en cada quinquenio a partir de los 75 años y en ambos sexos. La incidencia global de fracturas fue similar en ambas áreas sanitarias. La incidencia de fractura de cadera en el hábitat rural fue de 167,4/105 habitantes-año en mayores de 45 años y de 218,9/105 y año en el hábitat urbano, para el mismo grupo de edad. La incidencia en individuos mayores de 50 años también fue superior en el hábitat urbano que en el rural. No se hallaron diferencias en la proporción de mujeres y varones fracturados procedentes de ambos hábitats.

Residencia Spa Felechosa

Barrio Parte Alta, Las Pedrosas, 2
(salida sur de Felechosa)
33688 Felechosa (Aller) Asturias, España

Tel. 985 48 75 11 / 985 48 75 86 / 628 541 487

info@residenciaspafelechosa.com www.residenciaspafelechosa.com