La Residencia SPA de Felechosa-Grupo Montepío organiza el próximo 23 de agosto, en el marco previo de las fiestas locales de El Carmín, una jornada gastronómica-concurso dedicada al Panchón, el postre típico allerano, cuya elaboración es un compendio sobre la historia y las tradiciones de este territorio de las comarcas mineras donde nos asentamos.

La singular iniciativa, trabajada con distintas personas y entidades vinculadas al acervo allerano, tiene precisamente como objetivo recuperar, reivindicar y poner en valor todo lo que simboliza el Panchón, como producto del territorio, y que va más allá de su significado como postre elaborado con pan de harina de escanda, manteca y azúcar. Por lo pronto el Panchón, además de endulzar y agradar sobremesas y fiestas, supuso en el pasado un alimento de primer orden para lograr la energía necesaria para las duras jornadas de trabajo en el campo, en la mina o en la montaña, y para superar los rigores del invierno. Quizás en un momento como el actual, con acceso a dispensas con productos globales, no se hubiera inventado el Panchón. De ahí el interés de estas jornadas en escarbar que hay detrás de su formulación en las pioneras cocinas como manjar dulce, diferenciado de otros comunes al recetario gastronómico de postres tradicionales del Norte español.

Para bucear en la precuela del Panchón, las Jornadas cuentan con un experto en Patrimonio histórico, como es David Vidal Pérez, restaurador y conservador de bienes culturales, que armará una exposición para contarnos esa evolución, desde la escanda al molino, de la harina al pan y de esta a la Pancha, de la que se sacarán las migas para el definitivo Panchón.

Pero todo comienza con la»Triticum espelta», la escanda, ese cereal con pedigrí, antiquísimo y auténtico. Un trigo salvaje cultivado casi desde tiempos prehistóricos, del que los expertos datan su primera molienda en el 22.000 A.C. en tierras asiáticas y que consiguió ser una de las plantas mejor adaptadas al medio asturiano desde la antigüedad, por ser muy resistente al frío, al exceso de humedad, así como al ataque de los pájaros e insectos por su vaina, la cual no se desprende después de la trilla sin la ayuda de molinos especiales. Por eso se hizo fiel a regiones montañosas, que la veneraron para combatir la fame.

El contenido de las jornadas y el concurso

Por eso estas jornadas organizadas por la Residencia de Felechosa con el apoyo del Excmo. Ayuntamiento de Aller, Aller Experiencias, la Escuela de Hostelería del Instituto IES Aller, y la propia Fundación Obra Social Montepío, arrancaran a las 10 de la mañana con una salida desde la Ermita de Felechosa a la Ruta de los Molinos, a Molín Peón, para recordar el origen, el trasiego de la escanda al molino. La presentación del primer concurso será a las 12 del mediodía, procediendo el jurado a la cata de los panchones que se presenten, a las 12,30 horas. Mientras tanto, podrá disfrutarse de la expo con el material que se utiliza para la recolecta de la escanda y la elaboración del panchón. Además de la muestra de David Vidal, German, de Ca`l Xabú, un establecimiento que cuida las tradiciones en nuestro concejo, presentará una muestra de utensilios para la elaboración de la pancha y el Panchón.  A las 13,15 horas se iniciará el acto de entrega de premios. Y como telón de fondo, la música tradicional, que durante toda la jornada correrá a cargo de la Banda de Gaites El Gumial .

La Montaña Central de Asturias incluye el Panchón como un plato Patrimonio cultural de la Comarca. Su preparación conlleva un proceso laborioso que comienza por la elaboración de la masa de la pancha (pan redondo), que posteriormente se envuelve con hojas de berza, se coloca en el llar (cocina de la casa tradicional asturiana) y se cubre con ceniza, brasas y otro tipo de materiales que ardan con facilidad, como los cascabillos de la escanda. Una vez cocida la pancha, ésta se desmiga y, en una cacerola, se mezcla al calor de la cocina con manteca y azúcar. De la materia prima y la habilidad de cada maestro cocinero depende el resultado final. En este primer concurso de la Residencia de Felechosa veremos quien es el/la primer/a ganador/a del Panchón 2019.

Desde la Residencia de Felechosa os animamos el próximo viernes, 23 de agosto de 2019, a seguir estas jornadas y a participar en su concurso. El plazo de inscripción para el concurso finaliza el domingo 18 de agosto llamando a los teléfonos abajo reseñados.

Nuestros contactos para las Inscripciones son estos:

Tlfno. 985 48 75 11 / 609 47 95 28

mail: reservas@residenciaSPAfelechosa.com

Las bases del concurso:

  • El Panchón debe ser elaborado con ingredientes tradicionales (escanda, mantequilla y azúcar).
  • Cantidad: 200 gramos
  • Recipiente de presentación: túper o similar
  • Debe entregarse en recepción de la Residencia Spa de Felechosa  antes de las 10 am del viernes 23 de agosto de 2019
  • El jurado valorará diferentes conceptos: color, acidez, dulzor, textura, aroma, amargor, caramelizado…

El cartel de las jornadas, con un pan artesanal de espelta y a la derecha una Pancha, origen del posterior Panchón.