Balance del último año de actividad, tercero en la puesta en marcha de su Plan Estratégico de recuperación y viabilidad 

La Residencia de Felechosa (actividad del Grupo Montepío) mantiene su tendencia positiva y vuelve a mejorar en 2018 en todos sus parámetros de oferta, servicios, gestión, volumen de usuarios y empleo, hasta alcanzar unos ingresos totales de 2.854.402 millones de euros.

Estas cifras consolidan por segundo año la consecución de los objetivos marcados con el Plan Estratégico, adoptado en 2015 por el Montepío para reorientar la actividad, potenciarla y garantizar sobre todo su viabilidad como proyecto social comprometido con el territorio y el mutualismo, cumpliendo con los compromisos originales adquiridos como proyecto subvencionado dentro del plan de reactivación de las comarcas mineras.

Hasta 2016, primero en beneficios, la Residencia de Felechosa había llegado a acumular desde mayo de 2012 unas pérdidas para las arcas del Grupo Montepío de 2,8 millones de euros. El nuevo chequeo presentado por el departamento Financiero del Montepío a su Comisión Regional arroja un sostenimiento en el crecimiento en ingresos, con 239,956 euros más con respecto a 2017. Esta cifra hace posible que el balance final ofrezca un nuevo saldo positivo de 34.356, 51 euros.

La buena marcha del proyecto socioeconómico de la Residencia SPA de Felechosa se evidencia además en otros parámetros: una de ellas la ocupación media, que ha vuelto a subir hasta los 180 residentes (la reorientación aportada por el plan estratégico ha dado sus frutos, pasando de los 104 de 2015, 155 en 2016, 174 en 2017, es decir 76 personas más de media) , logrando en el pasado verano un pico con 220 residentes, gracias entro otras cosas al conocido y valorado programas de vacaciones senior (estancias temporales ad hoc para mayores  y sus familias) –muy demandadas en el tiempo estival por las familias y las necesidades de conciliación.También gracias a los programas respiro y su unidad de discapacidad, conectada al trabajo multidisciplinar de su centro hidroterapéutico, especializado en trabajo de recuperación y convalecencias, tanto individual o con grupos.

La Residencia del Montepío está especializada en terapia acuática, con fisioterapia y otras acciones psicomotrices y sociales, y cuyos programas cuentan con demanda nacional, siendo referencia para un buen número de asociaciones y colectivos de discapacidad de toda España.

Toda esta actividad ha consolidado también la cifra de empleo en la Residencia de Felechosa, con 93 puestos de trabajo directos –que multiplican por 4 los inducidos-, en su mayor parte personal que reside en Felechosa, Cabañaquinta, Pola del Pino y Moreda (fundamentalmente, aunque también en otros limítrofes en Montaña Central) consolidándose como una de las principales actividades socioeconómicas del Alto Aller, generando una red propia de conexiones y movimientos que vinculan al centro con programación cultural, educativa, social, deportiva… las instalaciones de la Residencia están cumpliendo con un papel de un servicio más a la comunidad, pues en ella se organizan exposiciones, talleres o presentaciones de jornadas de todo tipo: gastronómicas, deportivas (ski, running…).

Esta ha sido la evolución del empleo en el Residencial de Felechosa desde la entrada en vigor del Plan Estratégico de Felechosa:

Número medio de trabajadores

2015 49,44  + 10 =          cifra balance 60

2016 64,99 + 12 externos= cifra balance 77

2017 76,91 + 16 externos= cifra balance  93

A lo largo del año 2017 se han dado otros hitos destacados en la actividad de la Residencia de Felechosa, enfocados sobre todo a la potenciación y mejora de los servicios, y a su apertura a la comunidad de la Residencia, entre ellos:

Potenciación de servicios con la asunción de algunos que se venían desarrollando como externos: Programa de deporte y salud, natación e hidroterapia y actividades con monitor deportivos (Pilates ciclismo indoor etc…), muy valorados por la comunidad.

La puesta en funcionamiento de la nueva Unidad de Logopedia, que se suma a las de Terapia acuática, rehabilitación (con tres fisioterapeutas), Psicología (abierta a las familias y potenciada en horarios) y Nutrición. Además, se ha realizado un refuerzo a los programas de terapia ocupacional y a la programación sociocultural en comunidad abierta (para todo el alto Aller) con exposiciones, conciertos, teatro… Varias agrupaciones culturales asturianas mantiene acuerdos de colaboración que facilitan el acceso a las personas mayores residentes a presentaciones, ensayos obras y actividades vigentes hoy, lo que les hace estar conectados al mundo.

Además del Programa Intergeneracional “Junt@s”, la Residencia ha puesto en marcha una experiencia similar con el Colegio Público de Felechosa, denominado Vivencias. Los programas intergeneracionales –existe otro específico con Nubra, educación y aventura- han consolidado la conexión de los residentes con más de un millar de alumn@s de Primaria y Secundaria en el último curso, con experiencias emocionantes muy enriquecedoras para todos. El centro hidroterapéutico también sigue jugando un papel esencial en la iniciación de los más pequeños en la natación y en los conceptos de salud por agua, como soporte a la comunidad escolar del municipio.

También se ha llevado a cabo otro programa social con la asociación de Les Muyeres del Les Foces Pino, con talleres de cocina para los residentes mayores y otras actividades de interés comunitario.

Finalmente, la dirección del Montepío recuerda que el mérito en estas cifras no solo reside en su beneficio económico o social, sino en las dificultades que ha tenido que vencer el proyecto en un marco de crisis económico –que afecta especialmente al público objetivo del Montepío y asturiano- y territorial (en zona rural de las comarcas mineras). El proyecto residencial de mayores del Montepío resulta hoy un gran contenedor de acciones sociales varias que cuenta con el apoyo de la sociedad del Alto Aller, que reconocen la repercusión positiva de esta actividad en su territorio en el plano económico y de servicios. Y por supuesto una valoración positiva de los residentes y sus familias con las que se mantiene un contacto y comunicación bidireccional constante, cuidando todos los aspectos en los que influye la vida de la persona mayor y de quienes les rodean.

Sobre este último punto, tanto el Grupo Montepío como el conjunto de trabajadores y trabajadoras de su Residencia SPA quieren agradecer al pueblo de Felechosa y a la Comunidad Social y de Vecinos del Alto Aller el apoyo recibido en los últimos meses, especialmente a raíz de la última movilización, en defensa de este proyecto, distinguiendo lo que hoy es su actividad, empleo y compromiso de la actual dirección con el proyecto original y necesario (de servicio a los mayores, a la comunidad y con el empleo) de los hechos que pudieron cometerse durante el proceso de construcción del edificio, solicitando el respeto y reconocimiento que esta instalación se gana día a día con la dedicación y el trabajo profesional de su plantilla, visible en este balance.