La recuperación de una fractura de cadera en residencias de mayores especializadas como la Residencia de Felechosa es una opción que eligen muchas familias para garantizar unos cuidados de calidad al paciente.

La instalación del Montepío cuenta con este servicio de estancia temporal y soluciones de vanguardia, como la posibilidad de utilizar terapia acuática

Pero ¿por qué recuperarse de una fractura de cadera en una residencia de mayores?

Aunque muchas personas piensan equivocadamente que las residencias geriátricas son una elección sin retorno, lo cierto es que cada vez más centro avanzados de mayores, como el del Montepío en Felechosa,ofrecen la posibilidad de optar a estancias temporales, casi siempre debidas a respiro familiar o para la recuperación tras un problema de salud.

En el caso de fracturas de cadera, un problema que sufren 47.000 personas al año en España,  la recuperación se extiende más allá de la cirugía y la posterior rehabilitación. De hecho, la fisioterapia tras una fractura de cadera puede prolongarse durante varias semanas, en las que, además, la movilidad del paciente se ve reducida.

“Uno de los desafíos con los que se encuentra la medicina traumatológica y la ortopédica en la actualidad es la fractura de cadera del anciano, que representa el 49% de las estancias. En España más de 47.000 personas al año sufren una fractura de cadera. Entre las causas principales de la fractura de cadera en el anciano son la osteoporosis, las caídas o la reducción de actividad física”.

Debido a este alargamiento en el tiempo de la recuperación, muchas familias deciden optar por un centro de mayores para garantizar los cuidados del paciente. La Residencia de Felechosa ha ido especializándose en este asunto, apostando por técnicas nuevas, como la terapia acuática Halliwick, y sobre todo con personal sanitario multidisciplinar dirigido al trabajo rehabilitador especializado en estas dolencias, de manera que pueden ofrecer cuidados constantes y un seguimiento a la evolución del paciente. Otra de las claves es la seguridad a paciente y familia, garantizando un entorno seguro, adaptado a su situación –accesible por supuesto- y con todas las necesidades básicas cubiertas (comida, limpieza, etc.), incluso la del ocio más allá de sus tiempos de trabajo rehabilitador, pues obtener bienestar en la estancia ayuda al proceso.

La recuperación de fractura de cadera, mejor en residencias especializadas

Como explican desde la Residencia de Felechosa, los centros que ofrecen estancias temporales para pacientes con fractura de cadera realizan de entrada una Valoración Geriátrica previa al ingreso del paciente para evaluar todo, el antes y el después del hecho que movió el suceso y la entrada en la residencia. Se busca analizar el estado en que se encuentra para poder pautar un tratamiento y unos cuidados personalizados, siempre encaminados a su recuperación.

Además, se presta especial atención a su estado de salud general, incluyendo, por ejemplo, la mental, y con especial atención al estado de ánimo que presenta. De este modo, los profesionales del centro pueden hacer partícipe al paciente de actividades lúdicas y sociales que permitan al paciente sobrellevar mejor su problema de salud.

Según los profesionales del equipo médico de la Residencia de Felechosa, un volumen importante de las estancias temporales se deben a problemas con la cadera, lo que supone “un reto importante que debe ser enfocado con una atención multidisciplinar e integral para recuperar el grado de deambulación que tenía antes de la fractura”.

Estancias temporales para recuperación de fractura de cadera, un servicio muy demandado

 La Unidad especializada de la Residencia de Felechosa permite realizar un tratamiento y seguimiento de las facultades musculoesqueléticas, con un equipo profesional compuesto por médicos geriatras, traumatólogos, rehabilitadores, fisioterapeutas, terapeuta ocupacional e incluso dietistas, dado que habrá que adaptar la nutrición de los mayores a su situación.

Entre las medidas rehabilitadoras es aconsejable comenzar con un plan de reentrenamiento gradual adaptado a la capacidad de esfuerzo del anciano y de realizar las adaptaciones necesarias o entrenar el uso de productos de apoyo que faciliten el proceso rehabilitador, siempre supervisado por los profesionales de la residencia para mayores.

Todas las atenciones adoptadas deben de mejorar significativamente la movilidad y las capacidades del residente.

Asimismo, es esencial que el personal comprenda la situación en que se encuentran estas personas, que muchas veces no están preparadas para abandonar sus hogares, aunque sea de forma temporal, y quedar ingresados en la residencia de mayores. La empatía y las ganas de demostrar al paciente que podrá recuperarse gracias a la ayuda de los profesionales del centro, y del propio centro, será una de las claves para que las familias opten por un centro en lugar de por otro de la competencia a la hora de recuperar de una fractura de cadera a sus seres queridos.

La finalidad es devolver al paciente al nivel de función previo a la fractura y en el menor tiempo posible. Por eso la residencia de mayores apuesta por una Unidad multidisciplinar ortogeriátrica que asegura un seguimiento de las facultades musculo-esqueléticas. La importancia de tener un equipo profesional y capacitado de médico geriatra, fisioterapeutas, terapeuta ocupacional e incluso dietistas, será fundamental.

El entorno de la residencia de cuidado del adulto mayor debe ser adaptado, social, accesible. Espacios que mejoren la calidad de vida, fomenten las actividades de la vida diaria, como los programas culturales e intergeneracionales que se desarrollan en Felechosa, con plenas garantías y la participación de la familia en el proceso, apostando por una buena comunicación entre todas las partes. Y en este sentido, la especialidad de la Residencia en dar todo el soporte que precisan esas convalecencias, junto con estar en un entorno de alto valor ambiental con spa (a muchos casi creen estar en un alojamiento vacacional rural con piscina y gimnasio pero con todo lo que necesitan las personas mayores en cuanto a coberturas médicas, de cuidados y profesionales) ayuda mucho a que quienes pasan por el trance de una cadera rota den el paso a una estancia de un mes o dos hasta poder retornar a su domicilio con garantías de autonomía para ellos y la familia.

DATOS DE INTERÉS

La incidencia de la fractura de cadera en España es de 153,24 casos por cada 100.000 habitantes, aunque aumenta en regiones como Asturias, donde la incidencia del envejecimiento es mayor. No obstante, la cifra es más baja que hace algunas décadas en Europa, en parte por la mejora de los cuidados, la alimentación, la introducción de fármacos para tratar la osteoporosis y la concienciación de la sociedad sobre este problema de salud, las pautas de ejercicio etc. Existen importantes estudios comparativos que han analizado las variaciones en la incidencia de la fractura de cadera en España durante las últimas décadas:

En Asturias, se analizó la epidemiología de la fractura de cadera a través de las historias clínicas de todos los pacientes mayores de 45 años ingresados durante un año y que residían en dos áreas sanitarias de Asturias, una representativa de un hábitat rural, como la zona del Alto Aller donde se asienta la Residencia de Felechosa, y otra de un hábitat urbano, tipo Oviedo, Mieres o Langreo. Se excluyeron las fracturas patológicas. Los autores identificaron 283 fracturas de cadera osteoporóticas, 225 de ellas en mujeres. La incidencia anual fue de 219,6/105 habitantes en los mayores de 50 años. La incidencia en las mujeres mayores de 45 años fue tres veces mayor que la de los varones de su misma edad (271 frente a 88/105, respectivamente). Observaron, además, un incremento exponencial de la incidencia con la edad, comprobando que ésta se duplicaba en cada quinquenio a partir de los 75 años y en ambos sexos. La incidencia global de fracturas fue similar en ambas áreas sanitarias. La incidencia de fractura de cadera en el hábitat rural fue de 167,4/105 habitantes-año en mayores de 45 años y de 218,9/105 y año en el hábitat urbano, para el mismo grupo de edad. La incidencia en individuos mayores de 50 años también fue superior en el hábitat urbano que en el rural. No se hallaron diferencias en la proporción de mujeres y varones fracturados procedentes de ambos hábitats.

Residencia Spa Felechosa

Barrio Parte Alta, Las Pedrosas, 2
(salida sur de Felechosa)
33688 Felechosa (Aller) Asturias, España

Tel. 985 48 75 11 / 985 48 75 86 / 628 541 487

info@residenciaspafelechosa.com www.residenciaspafelechosa.com

Nuestro proyecto social de atención a mayores y discapacidad, abanderado por el Montepío, entidad social sin ánimo de lucro, avanza en su modelo avanzado de servicios y empleo en el Alto Aller, con 167 residentes, cien puestos directos y una cifra de negocio de 2,85mill.€ en el último año 

Febrero 2020

El proyecto de la Residencia de Mayores de Felechosa progresa adecuadamente. De nuevo 2019 fue un año positivo para el rendimiento de este proyecto social del Montepío de la Minería, que a pesar de las dificultades sufridas en el origen y desarrollo de su actividad, derivadas de la obra y de su despegue en plena crisis, ha conseguido enderezar el rumbo con el plan estratégico y de viabilidad puesto en marcha en 2015 como medida de absoluta urgencia para la mutualidad minera, tras acumular casi dos millones de euros de pérdidas en sus primeros años, situación que amenazaba la propia estabilidad de la entidad.

Desde esa fecha, la Residencia de Felechosa ha comenzado a cerrar año tras año ejercicios en positivo: primero de una forma modesta y en este último curso con unos resultados positivos de 142.396 euros, lo que supone un incremento de 117,15% en su comparativa con el año precedente (65.574,76 euros-2018). La cifra de negocio también mejoró, y alcanzó los 2,850.000.

Y lo mejor es que detrás de estas cifras emerge un proyecto social que hoy da servicio a una “ocupación media” de 167 residentes (población estable), cifra que crece ampliamente, hasta contar con miles de visitantes al cabo del año, a través de los programas de discapacidad, ocio inclusivo e intergeneracionales, y los clientes de sus centros sociosanitarios e hidroterapéutico, con los programas de prevención de la salud y deporte. También para la población local del Alto Aller, que interactúa con el centro a diario a través de los mencionados programas, las visitas familiares y las actividades sociales y culturales que se organizan en estas instalaciones, con una agenda propia.

Con todo ello, el empleo directo ronda las cien personas, con un perfil que, curiosamente, da en la diana de los objetivos establecidos en la finalidad de los fondos mineros, con los que se financió su obra. Un empleo que además responde al paradigma de las necesidades más identificadas en Asturias y en España: el 85% es femenino, el 95% residente en el concejo o en la comarca, y el 100% en zona rural (España vaciada) y en área periférica de las comarcas mineras, apostando en cifras importantes por proveedores vinculados a economía local y de proximidad (empleo indirecto).

Tanto la dirección del Montepío como la técnica de la propia Residencia, dirigida por Leonardo Díaz, manifestaron su satisfacción por el cumplimiento de los objetivos marcados ya en 2015: garantizar un servicio social de calidad, actividad económica, empleo en el territorio y fijación de población. Pero sobre todo por el alto grado de satisfacción de la comunidad formada entre residentes y sus familias y los propios trabajadores.

Pie de foto: El presidente del Montepío, Juanjo Pulgar y el director de la Residencia de Felechosa, Leonardo Díaz

El beneficio logrado por la Residencia de Mayores de Felechosa permite al Montepío avanzar más en su proyecto social. Como entidad “solidaria y sin ánimo de lucro”, y dentro de sus compromisos y su nuevo ideario de Responsabilidad Social Corporativa, de los 142.396 euros logrados por la Residencia en 2019, 99.677 euros –el 70%-, retornan al Montepío en beneficio directo de sus mutualistas para el cumplimiento de sus distintas acciones sociales.

Durante 2019, la Residencia ha colaborado estrechamente con diversas actividades de la Fundación Obra Social Montepío, como su programa de ayudas de diversa índole (mayores, respiro, familias…) y becas, que en conjunto el año pasado atendieron a unas 2.000 personas.

Mientras que el 30% restante del beneficio es destinado por la Residencia para la amortización de su deuda pendiente.

Además, durante 2019 la Residencia de Felechosa logra varios hitos reseñables, entre los que destacar:

La puesta en marcha de la Sala Snoezlen, un servicio avanzado de psicoestimulación importante para personas que sufren Alzheimer, demencia o necesidades especiales, como el autismo.

También soluciones de comida texturizada, de acuerdo con los servicios de nutrición y medicina del centro, como respuesta a aquellas personas con problemas de deglución o alimenticios, por incidencias de corte digestivo.

La inclusión una vez más de su programa intergeneracional en el Manual de Buenas Prácticas de la Fundación Pilares, un referente nacional en la materia.

La primera ocupación de todas sus plazas disponibles en verano a través de los programas de estancias temporales para mayores especiales para épocas de vacaciones y los de ocio inclusivo.

La inclusión de su unidad de discapacidad dentro del programa de ocio inclusivo de COCEMFE España para prestar un complemento a las personas que participan en programas y terapias con esquí adaptado en la Estación local de Fuentes de Invierno y San Isidro.

Y la puesta en marcha, dentro de la programación cultural que convierte a la Residencia de Felechosa y un auténtico Centro social en la zona, de las primeras jornadas de estudio y promoción Panchón (postre autóctono, con una fuerte base de cultura tradicional y agrícola en Aller).

La Residencia de Felechosa acogerá en los próximos días dos eventos importantes de Cruz Roja Española en Asturias: el primero, este próximo fin de semana, destinado a la Formación de voluntariado de los llamados ERIE, es decir, del Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias. Y el segundo, una Jornada de «Salud Constante», de corte asociativa y formativa especializada en voluntariado de personas mayores y de personas en extrema vulnerabilidad.

La primera de estas jornadas, la dedicada a la Respuesta inmediata en emergencias, cuenta con el siguiente programa:

Viernes 21/02/2020 La divulgación de la autoprotección y la protección civil en las escuelas (Sección Colegios y Protección Civil) Horario: 10:00 – 12:00
ERBE – Los Equipos de Respuesta Básica en Emergencias (Sección ERBE´s) Horario: 16:00 – 20:00

Sábado 22/02/2020 La simulación de emergencias (Sección “Tabletops” y dinámicas)

Horario: 10:00 – 14:00
Juego de mesa: Terremoto en Granada Horario: 16:00 – 18:00
Ejercicio comunicaciones: El mensaje oculto.

La segunda de estas jornadas, la dedicada al Voluntariado y a la salud, será el próximo 7 de marzo, con el siguiente programa:

PROGRAMA SALUD CONSTANTE: ¿QUÉ VAMOS A HACER?

9:45: Llegada de los y las participantes 10:00 a 12:00: “Fortalecimiento emocional” 12:00 a 12:30: Descanso

12:30 a 14:30: “Participación comunitaria”

14:30 a 16:00: Comida y tiempo libre

16:00 a 18:00: Vida asociativa 18:00: Regreso

Perfil: Las personas voluntarias del programa de PERSONAS MAYORES y del programa de EXTREMA VULNERABILIDAD, así como el personal laboral de referencia en dichos programas en cualquier ámbito y territorio de nuestra comunidad autónoma.

(Para esta actividad se cuenta con 30 plazas, y si bien prevemos que no habrá problemas de ocupación, en el caso de que se superen las plazas establecidas se haría una priorización del voluntariado perteneciente al programa de personas mayores).

El dato: En años anteriores Cruz Roja ya apostó por la Residencia de Felechosa como sede de las jornadas sobre Salud-ATE (Con la Consejería de Salud del Principado de Asturias y Cruz Roja SSYEE Asturias y a la Consejería de Derechos, dedicadas a Mejorar la atención a personas mayores), Las Jornadas de formación de voluntariado del programa Salud Constante de Cruz Roja Luanco ( los objetivos de la jornada fueron combatir la soledad y el aislamiento de nuestros mayores), y otras de Cruz Roja Salud enmarcadas en el programa Salud constante, en aquella ocasión (marzo de 2019) una apuesta por el cuidado de las personas mayores que viven solas y necesitan apoyo en sus cuidados: #evitarAislamiento #nutricion #soledad #voluntariado

En nuestra apuesta por unos servicios a la vanguardia, la estimulación multisensorial ya es una realidad en la Residencia de Felechosa y una herramienta más al servicio de sus profesionales que trabajan en la atención a personas mayores o con discapacidad, incorporada para potenciar los beneficios que estas técnicas aportan al proceso de intervención o rehabilitación convencional.

Esta nueva temporada la Residencia de Felechosa se dota de una novedad importante: la Sala Snoezelen o sala de psicoestimulación, un nuevo servicio transversal a todas las áreas del Centro, que están convencidos va a aportar mejoras y bienestar a su público y familias. Pero ņqué es la sala Snoezelen y por qué dotarse de esta nueva instalación con nombre misterioso?

Snoezelen es una contracción en holandés de dos palabras, “snuffelen” y “doezelen”, que significarían algo como “oler” y “dormitar o relajar”. Y es una práctica desarrollada a mediados de la década de 1970, y definida en 1987 por Hulsegge y Verheul en el campo sociosanitario, para hacer referencia a una intervención global, destinada a proporcionar en las personas, especialmente aquellas que lo necesitan, estímulos sensoriales que les faciliten una sensación de bienestar a partir de estimulación o relajación, según los objetivos.

¿Puede considerarse una técnica nueva? En parte no, porque muchas civilizaciones antiguas (egipcios, griegos, romanos, celtas, culturas orientales…) han utilizado la estimulación multisensorial desde diferentes perspectivas: masajes, aromaterapia, música, colores… siempre para activar y estimular los sentidos y relajación, como vía para conseguir un bienestar y un placer en la persona. Desde las primeras aportaciones sobre la existencia de nuestro sistema nervioso (de la mano de Bell, Weber, Muller, Golgi y, especialmente, Ramón y Cajal a principios del siglo pasado), la investigación neurocientífica no ha dejado de confirmar la valiosa conexión entre los sistemas sensoriales y la vinculación al entorno para el desarrollo y el aprendizaje. El cerebro es un órgano en constante cambio y, gracias a su neuroplasticidad, puede formar nuevas conexiones, reorganizarse y enriquecerse como consecuencia de los estímulos que reciba de su medio externo e interno.

Desde los años 70, primero en Holanda y poco tiempo después en diversos países de Europa –nórdicos, principalmente–, Australia, Estados Unidos y Canadá, se ha ido utilizando como técnicas de vanguardia en centros especializados con una pauta científica, consolidándose en los años 90 cuando este trabajo se ha difundido ampliamente a diferentes ámbitos: científico, terapéutico y de ocio. En España es a partir del año 2000 cuando empieza el contacto con el mundo Snoezelen y poco a poco se van ampliando los servicios y variando las aplicaciones que puede dar de sí esta forma de trabajar.

“La estimulación multisensorial consiste en un amplio abanico de técnicas dirigidas a proporcionar un conjunto de sensaciones y estímulos específicos a personas, niños y adultos, con necesidades de apoyo generalizado. Es un instrumento adecuado, que aplicado correctamente por profesionales puede mejorar las condiciones de vida y las posibilidades de desarrollo de personas con discapacidad o en campos como la vejez, las demencias…”.

El concepto Snoezelen asume que el mundo en el que vivimos es una mezcla de sensaciones de luz, de sonidos, de olores, de gustos y de experiencias táctiles variadas. Y por tanto uno de sus objetivos es favorecer el uso de los sentidos, facilitando la vivencia de experiencias sensoriales ricas y variadas. Para ello los centros habilitan espacios especialmente dotados para abordar estas técnicas, con una sala especialmente adaptada con material técnicamente preparado para proporcionar experiencias sensoriales diversas. Desde ella, y con profesionales multidisciplinares, se favorece un trabajo individualizado al perfil sensorial de cada persona, con unos objetivos determinados para su bienestar, además de facilitar la comunicación y la aparición de conductas adaptadas.

Y es precisamente así como trabajarán en el nuevo espacio Snoezelen de la Residencia de Felechosa, con la relajación, el desarrollo de la confianza en uno mismo, el autocontrol, la exploración y las capacidades creativas, una buena comunicación, sensación de bienestar y ocio, capacidad de elección, aumento del tiempo de atención y concentración y una reducción del impacto a los cambios o de alteraciones conductuales.

Las salas de estimulación sensorial permiten trabajar el despertar sensorial a través de la acción y la experimentación. Es un cambio metodológico en la estimulación de niños y niñas, personas con discapacidad o personas mayores, donde el sujeto se convierte en el protagonista de sus propios aprendizajes, y el educador/terapeuta pasa a ser un mediador en este proceso, en dos direcciones: utilizando terapias no directivas, donde el educador/terapeuta sólo observa, y con terapias directivas, donde el educador/terapeuta media en el proceso de aprendizaje.

Las salas de estimulación sensorial, nos permiten trabajar el despertar sensorial a través de la acción y la experimentación. Es un cambio metodológico en la estimulación de niños y niñas, personas con discapacidad o personas mayores, donde el sujeto se convierte en el protagonista de sus propios aprendizajes, y el educador/terapeuta pasa a ser un mediador en este proceso, en dos direcciones: utilizando terapias no directivas, donde el educador/terapeuta sólo observa, y con terapias directivas, donde el educador/terapeuta media en el proceso de aprendizaje.

PUNTOS A DESTACAR

La Sala Snoezelen de Felechosa se ha habilitado en un local acondicionado y climatizado reuniendo las condiciones adecuadas.

Un equipo interdisciplinar decide tras una valoración los residentes más adecuados para participar de las terapias.

Se usa tanto en el ámbito de personas mayores, personas con discapacidad y en estimulación en niños, en este caso vinculada a nuestra Unidad de Logopedia.

CLAVES DE LA SALA

Crear una atmósfera agradable.

Oportunidad de escoger.

Oportunidad de «vivir en paz».

Derecho a disponer de tiempo.

Repetición.

Oferta selectiva de estímulos.

Actitud correcta del personal que conduce la sesión.

Supervisión.

La intervención en salas multisensoriales debe estar enfocada completamente al bienestar de la persona, a sus ritmos de actividad, a su tolerancia estimular y a las necesidades específicas que presente. Por ello, es fundamental considerar una serie de aspectos que nos ayuden en nuestra práctica profesional:

  • Partir de un perfil sensorial completo que estudie sus respuestas a todas las áreas sensoriales, así como sus necesidades a nivel comunicativo, cognitivo y motor.
  • Priorizar la integración propioceptiva, táctil y vestibular para asentar las bases del resto de desarrollos. El primer objetivo siempre será ser consciente de mi propio cuerpo y mis movimientos en el espacio, para poder responder de forma adaptativa a cualquier estímulo y ser capaz de integrar las demás sensaciones de forma adecuada.
  • Consolidar estrategias de anticipación para transmitir plena confianza en el proceso. Por ejemplo, contar con un ritual de entrada, de salida y de cambio de actividad, que pueden ser transmitidos a través de texturas, de sonidos o de claves visuales.
  • La observación y el registroson fundamentales para avanzar. Debemos tener en cuenta en todo momento de donde partimos, hacia donde nos dirigimos y las reacciones que se producen en el camino ante cada estímulo, con el fin de reajustar, readaptar y mejorar en cada paso.
  • Contar con un espacio adecuado. Las salas Snoezelen han sido estudiadas por numerosos autores desde que Hulsegge y Verheul dieran nombre al concepto. Su diseño único está pensado para favorecer la apertura sensorial y potenciar los objetivos básicos de este enfoque. Los elementos básicos para ello son tubo de burbujas, fibra óptica, equipos de estimulación propioceptiva-táctil. Además, los últimos avances tecnológicos nos per
  • miten convertir estos espacios en salas más funcionales para trabajar en aspectos cognitivos (memoria, atención, planificación, cálculo…), comunicativas y motoras.
  • Más no es mejor. Una intervención multisensorial de calidad debe atender las necesidades de cada área sin olvidar que en muchas personas la sobrecarga sensorial es una realidad muy limitante que debe ser atendida desde el primer momento. Por ello, lo ideal es contar con un espacio que nos permita fluir entre lo pasivo y lo interactivo sin dejar en ningún momento de controlar los estímulos sensoriales presentados.

 

 

El mira por la ventana. Esa mañana hace sol y le calienta los huesos.  Mira sus manos: las venas abultadas y las manchas en ellas. Se mira al espejo. Apenas reconoce  la  cara que se ve en él. ¿Cuándo había llegado la vejez? Ni cuenta se dio. Se acordaba de cuando conoció a su mujer, en aquella fiesta de prao, tan jóvenes los dos. De aquella él la deslumbró porque como ya trabajaba en la mina tenía dinero. Se casaron pronto y luego vinieron los guajes, tres nada menos. ¡Como la echaba de menos! Y lo bien que estuvo ella aquella vez que él estuvo casi tres días enterrado en el pozo. Salió vivo, menos mal, pero se vio morir allí dentro. Nunca quiso hablar mucho de aquello.

Hoy está nervioso, hay dos maletas en la puerta. Mira su casa, su casa durante 50 años. Lo que les costó ahorrar para pagarla, porque ellos de créditos “nada”. Quizá sea la última vez que la vea. Sus hijos están preocupados y entre todos decidieron que mejor vivir en la Residencia de La Minería, que él anda desmemoriado y desde que murió su mujer se arregla regular.

Llegan su hijo y su nuera, nerviosos, a buscarle, van en coche.  Arriba, en la Residencia de Felechosa, papeles y explicaciones que no entiende muy bien y una habitación que ahora será su casa. Ellos se van con los ojos húmedos y él se queda igual: Algún carraspeo y una despedida.

Por ahora se va arreglando. Lee el periódico por la mañana, va a la lotería por las tardes. Se toma un vino o dos… Se acuerda de su mujer, de su casa. A veces se pone triste, otras no. Su casa no es pero se ha acostumbrado. Y además está esa nieta postiza que le nació ya mayor y con ese “pijama” que la revela como trabajadora de la casa. No sabe bien como fue la cosa.

Una vez que tuvo gripe y por varios días no pudo levantarse de la cama. Tuvieron que ayudarle a todo ¡Qué vergüenza le dio!  Un día se encontró contestándole a aquella “nieta” a preguntas sobre la mina, sobre los caballos que criaba y subía al monte, a la braña cada verano, que casualidad, la misma braña a la que ella subía caminado al menos una vez al año, porque le gustaba ir al monte, como a las cabras. Desde entonces ella le buscaba en la esquina en la que él se sentaba al sol y a mirar para fuera. A veces mas, a veces menos, pero siempre hablaban.

Una tarde ella llegó, pero él no estaba en su ventana. Preguntó…“al hospital”, le habían llevado. El no volvió.  Dicen que murió tranquilo en su cama. Ella siguió mirando aquella silla vacía una temporada hasta que un día subió al monte, a aquella braña. Era sábado. Nunca había visto caballos allí pero ese día,…ese día una manada pastaba en la braña. Entonces ella sintió el latido de su propio corazón, miró al cielo y sonrió.  Y sintió que él estaba ¡por fin! con su mujer y en su casa (fin).

Un cuento de navidad dedicado a todos los trabajadores de la Residencia del Montepío que ponen el corazón en su trabajo.

ANA MENÉNDEZ es psicóloga sanitaria, especialista en emergencias, crisis y cuidados al final de la vida. Profesional en la Residencia de Mayores de Felechosa-Montepío

Otras colaboraciones de nuestra psicóloga:

La pregunta sin respuesta

El valor de las cosas

Sueños por cumplir ¿sueños perdidos?

A lo largo la última temporada, en la Residencia de Felechosa hemos implementado en los menús diarios esta nueva técnica, con notables avances en bienestar y salud para las personas sufren dificultades de deglución.

Existe un gran número de personas mayores con problemas para masticar, tragar e ingerir alimentos con su consistencia habitual. Los médicos advierten que estos problemas pueden provocar un riesgo de broncoaspiración, es decir, la aspiración accidental de líquidos o alimentos por las vías respiratorias.

Las dificultades para tragar son más comunes de lo que parece: uno de cada cuatro mayores de más de 70 años lo padece, ya sea por un problema de disfagia o por cualquier otra patología.

Las personas que lo sufren se ven obligadas a ingerir alimentos de consistencia blanda o triturada, convirtiendo sus comidas en momentos poco apetecibles, que les generan poco entusiasmo, justo lo contrario de lo que en muchos casos se precisa, que es propiciar un aporte correcto y equilibrado de energía y nutrientes. A la larga, esta situación puede provocar pérdida de apetito: se sientan saciados con poco que coman o, incluso, llegan a renunciar a platos con nutrientes y vitaminas necesarios. Todo ello termina en desequilibrios, más si están solos, o sin asistencia en las comidas diarias; y ya lo dice el dicho: somos lo que comemos.

 

ejemplos de texturizados en nuestras instalaciones

No confundir con triturado, texturizar conlleva unas técnicas para preservas y agradar con presencia, olores y sabores del plato original

Un vídeo explicativo:

La texturización de los alimentos se convierte así en un gran aliado, una alternativa terapéutica y culinaria. Pero ojo, no se puede confundir texturización con triturado. Uno, porque cuando comes triturado se pierde uno de los elementos de la calidad de la comida, las texturas. Y dos, porque muchas personas o cuidadoras caen en el error de atiborrar a estas personas con dificultades de deglución en una dieta constante de purés y yogures: que sí, que está bien y que es mejor que nada, pero no es la solución, pues hay alimentos con nutrientes básicos que no pueden ser triturados, o que, presentados siempre de la misma forma acaban por hartar a quien sufre estos problemas. Por no decir de aquellos que ya echan el plato para atrás “porque”, cuantas veces lo han oído: “no les entra por los ojos”

La textura de un alimento hace referencia a las propiedades y a las sensaciones que generan en el sentido del tacto, tanto a través de la boca como a través de las manos, cuando tocamos el alimento. Se trata por tanto de una técnica que dota a los alimentos de una consistencia adecuada y segura para su ingesta, además de permitir la realización de comidas variadas para conseguir una alimentación lo más completa posible, lo que redunda en un mejor estado nutricional de los mayores.

Pero ¿es atractivo a la vista? Mucho, ya que nos ayuda a crear diferentes formas y colores, incluso grados de textura,  atendiendo a las necesidades de cada persona. Pero lo más importante: La texturización consigue preservar o incluso mejorar los colores, olores y sabores originales de los alimentos, cuidar su sabor y su apariencia, favoreciendo que la comida sea más apetecible y se disfrute más. Por ejemplo, se espesan líquidos o se trituran sólidos, se preparan alimentos para que sean homogéneos, melosos y fáciles de masticar. Incluso, se puede dar a los líquidos una consistencia semisólida como en el caso de las cremas de verduras, los purés, los yogures o las natillas. Esta técnica es clave para ayudar a esas personas mayores que lo precisan, e incide directamente en la calidad de su dieta y en su nutrición. Y fusiona ventajas, por un lado, asistenciales y, por otro, gastronómicas.

En la Residencia de Felechosa hemos hecho una apuesta decidida por la texturización. Una solución que ya es apreciada por un buen número de residentes y por sus familias. Y también por nuestros servicios médicos, que lo notan en el bienestar y salud de nuestros residentes. Se ha podido comprobar que el aporte energético-proteico es de mayor calidad. Las úlceras por presión han reducido por lo que, significa, que el aporte nutricional es mucho más elevado que en la típica dieta triturada. Sus vitaminas, minerales, proteínas, hidratos de carbono y energía mejoran y se reabsorben mucho mejor que lo que aportaba una dieta triturada, ya que sus procedimientos culinarios lo impidan. En definitiva, se produce una mejora importante. Por otro lado, el trabajo realizado por parte del personal de cocina resulta ser mucho más cómodo y rápido pues tan sólo elaboran un tipo de menú con sólo la diferencia de ser, posteriormente, texturizados a la forma que se desea. El tiempo invertido es menor con una mayor calidad.

Más información en nuestro centro en Residencia Felechosa 985 48 75 11

«Nadie tendrá porque cenar solo en Nochebuena y Nochevieja en Aller. El Montepío de la Minería Asturiana, a través de su Fundación obra social, y el Ayuntamiento de Aller, van a organizar dos cenas en este periodo navideño para todas aquellas personas que iban a pasar estas emblemáticas fechas en soledad. Y es que, gusten o no las navidades, el espíritu de estas fechas lleva a buscar el calor humano y el cariño del prójimo», así informa el diario de La Nueva España sobre nuestra acción solidaria para estas navidades 2019. Con ello la Residencia de Felechosa será el lugar donde residentes y vecinos compartan mesa, mantel, lumbre y anécdotas durante dos de las jornadas más especiales del año: Nochebuena y Nochevieja

Leo Díaz, director de la residencia del Montepío en Felechosa, explica como surgió este proyecto común con el Ayuntamiento de Aller: «Hace tiempo que ya vimos que en otros lugares de España se hacían este tipo de acciones navideñas, y nos pusimos en contacto con el gobierno local para explorar la posibilidad de hacer algo así en la zona». Un territorio, el valle de Aller que, como todas las comarcas mineras en general, tiene una población envejecida y que en más casos de los que parece la persona se encuentra sola o no tiene familia. Además, apunta Leo Díaz, «también influye que estamos en valles con muchos pueblos y la población muy dispersa, y precisamente eso hace que muchas personas pasen solas las navidades».

Con este espíritu, la Fundación Obra Social del Montepío y el Ayuntamiento de Aller se pusieron a trabajar. Y el resultado es que los próximos días 24 y 31, todas aquellas personas del concejo de Aller que no tengan familiares con quien disfrutar las fiestas, podrán ir a Felechosa en autobús y disfrutar de la calidez de una mano amiga. El consistorio financiará el transporte hasta Felechosa, mientras que desde el Montepío se ofrecerán las instalaciones y el menú para ambas celebraciones. Para apuntarse, aquellos que deseen participar deben contactar con la trabajadora social del Ayuntamiento de Aller. Los que quieran acudir a la cena de Nochebuena deben hacerlo antes del día 20, y antes del día 27 para la de Nochevieja. «Esperamos que la gente se anime, porque sabemos que hay bastantes personas en esta situación de soledad, y seguro que es bueno que compartan estos días con alguien, y nosotros estamos abiertos a ello», explicó Leo Díaz, que subrayó que ni el menú ni el transporte hasta Felechosa (ida y vuelta), tendrá coste alguno para quienes deseen participar en las veladas.

Todo listo

¿Y qué se cenará? Pues el Montepío ya tiene diseñados los menús. Para esperar la llegada de Papá Noel, los residentes y las personas que participen en esta iniciativa de compañía de la mutualidad y del Ayuntamiento allerano podrán degustar langostinos en dos salsas, sopa de marisco, ternera rellena con puré, turrones y tarta de Navidad. Y para el día 31, esperando la llegada de las campanadas y el rimbombante 2020, el menú estará compuesto por embutidos variados, crema de marisco, cordero guisado con patatinos, turrones, tarta de San Marcos y las tradicionales uvas de la suerte. Pero el mayor atractivo de estas cenas será la compañía, el poder cenar en comunidad, con el calor de otras personas, en unas fechas que en algún momento de la vida de cada uno seguro que fueron especiales. Y es que la navidad, en cualquier rincón, es sinónimo de generosidad.

El pasado domingo día 15 de diciembre vivimos en nuestra Residencia la primera gran fiesta de fin de año con el Concierto de Navidad con la OCAS Orquesta de Cámara de Siero. Una gran oportunidad para disfrutar con la música a lo grande.

Os dejamos con un pasaje de este gran concierto:

Este año celebramos la fiesta de Navidad a lo grande !! Disfrutaremos de dulces navideños🍬y sidra 🍾para los residentes y las familias además contamos con la maravillosa actuación de la Orquesta Ocas.

La Orquesta de Cámara de Siero (OCAS) tiene una vocación solidaria que le ha granjeado premios y reconocimientos, dentro y fuera de nuestro país. Uno de sus programas estrella, el proyecto ‘Vínculos’ tiene como objetivo principal la cooperación cultural, educativa y social. Han llevado su música🎶 a rincones del mundo donde nunca antes había tocado una orquesta: en Bolivia, Guatemala, Honduras o Marruecos.

En este link podéis ver uno de los conciertos de Navidad que nos regaló en el pasado la orquesta OCAS

https://bit.ly/2L3519k

Este otoño hemos desarrollado en nuestra Residencia un innovador curso formativo bajo el título CUIDARSE PARA CUIDAR, impartido por dos cracks, la psicóloga especialista en familias Ana Menéndez García, profesional en nuestro centro sociosanitario, y el actor asturiano y guionista (entre otras series, 7 vidas), Maxi Rodríguez . El curso, mezcla de psicología y comunicación social, esta impartido para nuestros profesionales, especialmente aquellos que trabajan la atención directa.

El curso arrancó coincidiendo con #DíadelCuidador, un trabajo que no solo implica conocimientos sanitarios sino que tiene otras cualidades como la empatía 👥, el saber escuchar👂, tener habilidades intrapersonales, hablar y saber comunicarse🗣, ofrecer apoyo cuando la persona que está bajo su cuidado tiene dudas o problemas emocionales , saber mantener su independencia y privacidad, tener paciencia y tacto y saber tratar a las personas 🤗, entre otras.

Así informó de este curso la RTPA, la televisión autonómica del Principado de Asturias.

El curso fue toda una reflexión sobre las palabras CUIDAR y CUIDARSE y se extendió en varias sesiones a lo largo de noviembre y diciembre.

Ana Menéndez y Maxi García.

La Fundación Obra Social Montepío y el Club Patín Cuencas Mineras, club deportivo femenino de hockey sobre patines, con sede compartida en Mieres y Pola de Lena, ha llevado a cabo el sábado día 9 de noviembre  una jornada de convivencia intergeneracional en la que se abordoran distintos aspectos de actualidad. Resultó muy emocionante

Os dejamos un vídeo resumen de la jornada:

La Residencia de Felechosa viene trabajando en los últimos años distintas líneas en su programa intergeneracional: uno sociocultural, denominado Vivencias, con el Colegio Público de la localidad, y que arrancará en una nueva edición el próximo jueves 18 de noviembre, con un Amagüestu compartido entre las personas mayores y los escolares, donde profundizarán en las distintas visiones sobre esta tradición del otoño asturiano. Un segundo, de convivencia e inmersión lingüística “Wake up-Intergeneracional”, con la especialista Nubra, educación y aventura, con colegios e institutos de distintas partes de España. Y un tercero, denominado Conectando edades, con varios centros de Asturias, como el Colegio San Ignacio de Oviedo, con temática libre que va desde la música a la hidroterapia, y en la que se enmarca esta nueva actividad.

En este caso, el proyecto con el Club de Hockey Cuencas Mineras eleva la edad de los participantes más jóvenes para abordar desde un prisma de intercambio intergeneracional, personal y colectivo los cambios sociales entre la sociedad vivida por nuestros mayores en el mundo del deporte y de la mujer, y en la actualidad.

El Cuencas Mineras, club que preside Pedro Rey, nació en 2014 al juntarse jugadoras de tres equipos diferentes de la zona minera central asturiana: el Club Patín El Pilar, el Club Patín Mieres, y el Club Deportivo Patinalón. Inicialmente disputaban sus partidos como locales en el Colegio Sagrada Familia-El Pilar de Pola de Lena, pero en 2018 pasaron a utilizar el Pabellón Municipal de Deportes Visiola Rollán de Mieres para adaptarse a la normativa y a las exigencias de la Real Federación Española de Patinaje al lograr un hito histórico, el ascenso a la máxima categoría de este deporte, la OK Liga Femenina. Esta temporada vuelven a competir al máximo nivel, un reto difícil para unas jugadoras no profesionales que tienen que combinar en la mayoría de los casos trabajo y estudios con deporte y desplazamientos muy largos por la geografía española.

El equipo de hockey femenino ha llegado a un acuerdo con la Fundación Obra Social Montepío para participar en esta nueva experiencia intergeneracional en nuestra Residencia, comenzando a las 11,30 de la mañana. El equipo deportivo es un grupo de 15 jugadoras, con edades comprendidas entre 16 y 22 años, además de 2 entrenadores. Las personas mayores participantes rondan desde los 70 años a los más de 90.

Beneficios del diálogo entre generaciones

Los programas de actividades intergeneracionales tienen beneficios para ambos colectivos: Los mayores experimentan, en el plano emocional, un aumento de su vitalidad, autoestima y sensación de ser todavía útiles para la sociedad. Se reducen también los sentimientos de soledad y aislamiento que en ocasiones se sufren durante la vejez. A nivel cognitivo, se produce una potenciación de la memoria, aumentan las oportunidades de aprender de los más pequeños y se potencian las habilidades sociales y la empatía.

A su vez, los niños y jóvenes que interactúan con las personas de edad se forman una idea más positiva y no estereotipada de las personas mayores y del envejecimiento y tendrán menos dificultades para entenderlos. Cuanto mayor sea el contacto entre niños, jóvenes y mayores, mayor será el conocimiento mutuo y percepciones reales y no sesgadas entre generaciones. Gracias al contacto intergeneracional, los más jóvenes aprenden a valorar a sus mayores como fuente de sabiduría y experiencia y mejoran también sus habilidades sociales, especialmente la empatía y la tolerancia hacia lo diferente.

Además de estos beneficios para todas las generaciones implicadas, profesionales de la Residencia, familias, profesores/entrenadores/monitores se produce también un intercambio de experiencias y transmisión de tradiciones y cultura popular y un aprendizaje por parte de los más pequeños de la historia y tradiciones de su localidad.

Enlance a Entrevista en RPA a Leo Díaz, director Residencia Felechosa Programa Intergeneracional (El Tren):

https://www.ivoox.com/entrevista-rpa-a-leo-diaz-director-residencia-audios-mp3_rf_44288569_1.html